Buscar
07:46h. lunes, 14 de junio de 2021

Kristina Petraviciute: “Los canarios deben estar muy orgullosos de su patrimonio vitivinícola”

La ocupada agenda de la exportadora y prescriptora de vinos Kristina Petraviciute ha tenido un especial hueco para conocer los vinos del archipiélago canario, y compartir su filosofía de vitivinicultura sostenible con el alumnado del Curso de Especialista en Gestión Enoturística y Análisis Sensorial de Vinos, que promueve la Cátedra de Agroturismo y Enoturismo de Canarias del Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria de la Universidad de La Laguna, y que este año cumple su séptima edición. 

Kristina Petraviciute, con Sandra Armas vicepresidenta del Consejo Regulador de Vinos de Gran Canaria (Gran Canaria) 4_Fotor
Kristina Petraviciute, con Sandra Armas vicepresidenta del Consejo Regulador de Vinos de Gran Canaria (Gran Canaria)

De origen lituano, pero residente en Barcelona, Kristina ha tenido la oportunidad de vivir en países tan distintos como Brasil o Reino Unido, pero España ha sido su punto de confluencia, que ha unido lo mejor de ambos lados: la alegría de vivir que tiene el latino y a la vez la seguridad y la estructura de vida europea. Cada sociedad y cultura son distintas y le han convertido en una persona cosmopolita y con mente abierta para apreciar esta diversidad. 

Su interés por el mundo del vino comenzó en Inglaterra en su etapa de estudiante al compartir mesa con una pareja francesa que le han enseñado el ritual del vino, la comida y las largas e interesantes conversaciones. Cuando se estableció en España ya pudo unir el vino y la cultura de la dieta mediterránea, una unión que comparte con la gente. 

Para ella es todo un privilegio vivir junto al Mediterráneo, y disfrutar de la gastronomía y los vinos que esta zona abarca. Pero a la vez se siente orgullosa de la diversidad del vino español, “soy muy fan de los vinos Atlánticos”.  Depende del momento y el maridaje es cuando busco la frescura, los vinos que huelen más a flores y suelo que a fruta y maridan con las comidas ligeras.

Ese perfil <<Atlántico>> lo ha encontrado en los vinos de Canarias, refrescantes y salino en los blancos, y mineral y terroso en los tintos. Además, ha descubierto que hay muchos proyectos de filosofía sostenible, que cuidan el medio ambiente, que usa la mínima intervención en la elaboración y expresan la autenticidad de donde proviene su vino.

Los vinos canarios me han conquistado porque tienen alma propia por sus suelos volcánicos, cercanía al mar, vientos alisios, altitudes y las uvas autóctonas con sus características como la refrescante acidez de verijadiego blanco o la estructura y el peso en la boca de baboso negro.  Los canarios deben estar muy orgullosos de su patrimonio vitivinícola y luchar para que no se abandone y poner en valor internacionalmente estos viñedos pre-filoxéricos con tanta historia.

Con su proyecto Wine Sapiens da a conocer y apreciar la diversidad de vinos de España, y Canarias tendrá un lugar relevante gracias a la oportunidad que he tenido tras mi visita a Gran Canaria y El Hierro de conocer bodegas con producciones muy pequeñas y muchas de ellas con valores de cultivo sostenible, de las que estaría encantada de ser su embajadora para que los vinos canarios sean conocidos por el mundo. 

De estas dos islas ha destacado, el valor humano que está detrás de los vinos, su sencillez y naturalidad. Gran Canaria me ha conquistado por sus paisajes de pura naturaleza y la biodiversidad del entorno. Y El Hierro, el otro mundo ya por sí misma, sus vides centenarias de variedades locales de uvas que nunca había probado antes, la diversidad de clima y suelos, influencia del mar que hace que con cada viñedo emerja una joya diferente y única.