Buscar
martes, 04 de octubre de 2022 03:00h.

Los sindicatos del transporte discrecional amenazan con un preaviso de huelga

Según fuentes cercanas a la representación sindical del sector del transporte discrecional de viajeros por carretera de Tenerife, argumentan que la AET (asociación de empresarios de Transporte de Tenerife), se desmarca para constituir la mesa de negociación, alegando que ya no tienen representación suficiente en el sector puesto que parte de la propia patronal de la provincia de Santa Cruz de Tenerife se ha asociado a la FET en canarias (Federación de empresarios de transporte en Canarias) con sede en Gran Canaria.

GUAGUAS EN EL AEROPUERTO TF SUR 326_Fotor
Guaguas de trasporte discrecional en el Aeropuerto Tenerife Sur. Foto Esteban Pérez

Según estas palabras del presidente de la AET  D. Ignacio de la Paz, los sindicatos le han solicitado por escrito dichas alegaciones para confirmarlas a su vez con la FET.

Al mismo tiempo, por otra parte, nos comentan que a fecha de hoy, la propia FET no tenía constancia alguna de estos hechos.

En definitiva, aquí no se aclara nadie, la pregunta es..... ¿quién tiene la potestad para negociar el convenio provincial de Tenerife, la AET o la FET ?

Ante esta incertidumbre, los sindicados representativos del sector amenazan con preaviso de huelga en los próximos días si no se esclarece con prontitud qué asociación es la encargada o responsable de entablar los contactos y reuniones con la parte social para formar la mesa de negociación y comenzar a trabajar en el nuevo convenio.

La situación en el sector se ha ido deteriorando, jornadas maratonianas, excesos de horas extras que no se pagan, conceptos variables como manipulación de equipaje, y dietas que tampoco se pagan o que se pagan muy por debajo de lo que está establecido en convenio, despojados de los 14 días festivos a los que tienen derecho los trabajadores en el 99,9 % de las empresas, añadir que la tabla salarial está congelada desde el 2009, 13 años, sin tan siquiera incrementar el IPC anual, la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores es escandaloso y vergonzoso.