Buscar
miércoles, 06 de julio de 2022 00:03h.

Turismo de Canarias pone en marcha la acción promocional para el verano, con el eslogan ‘Amnesia estival’

Turismo de Canarias sigue adelante con su estrategia para impulsar el turismo interno, un segmento que ha priorizado los dos últimos años con una inversión sin precedentes y con la novedad de contar con diversas campañas repartidas a lo largo del año.

turismo interno(1)
El Gobierno potencia el peso de los canarios como mercado turístico con una inversión promocional sin precedentes.

El objetivo es el de convertir a los residentes canarios en un mercado emisor de primer nivel para las islas, tal y como explicó esta mañana la consejera de Turismo, Industria y Comercio del Gobierno de Canarias, Yaiza Castilla, en rueda de prensa.

El acto, en el que estuvo presente también el director de Proyectos y Comunicación de Marketing de Turismo de Islas Canarias, Alberto Ávila, sirvió para presentar la campaña promocional que arrancará mañana para fomentar las vacaciones de los residentes en las islas de cara a este verano.

Tal y como explicó Castilla, “el contexto global se caracteriza ahora mismo por tener la mayor volatilidad que ha habido nunca en décadas debido a la pandemia y el conflicto bélico de Ucrania”, dos episodios de carácter global que han afectado a los viajes y a la movilidad. 

Una situación geopolítica en la que “las Islas Canarias se muestran como un destino alejado, seguro y fiable en Europa, que además obtiene buenas cifras de recuperación”, explicó la consejera, “y en las que el turismo interno ha jugado un papel muy importante y queremos que lo siga desempeñando”.

 

628 millones de facturación

El turismo interno representa un volumen de negocio relevante para las islas. El año pasado, generó una facturación de 628 millones de euros, de los que 174 millones fueron en las vacaciones de verano y 217 millones en viajes de fin de semana o puentes. Se trata de un gasto que, además, revierte de manera íntegra en la economía regional, según los datos del Departamento de Investigación de Turismo de Islas Canarias. 

En verano del año pasado, los residentes canarios realizaron 660.835 viajes, el 62% de ellos dentro del archipiélago, donde permanecieron una media de 9,8 días y se gastaron 427 euros. En total, en la época estival los habitantes de las islas generaron una facturación turística de 380 millones de euros, de los que casi la mitad, el 46%, los gastaron en Canarias.

“Hablamos de un turista que contribuye a dar estabilidad en los ingresos a lo largo de todo el año, no sólo en épocas concretas, además de que hace gala de un turismo más sostenible ya que los residentes buscan experiencias más auténticas y locales cuando disfrutan de sus vacaciones en su propia tierra”, explicó la consejera, “lo que permite distribuir mejor la riqueza al fomentar una economía más circular”. Además, se trata de un mercado más seguro, fiable y menos vulnerable que otros, y su recuperación se ha demostrado más rápida y con más fuerza. 

Por todos estos motivos, el turismo interno se ha convertido en un mercado de “vital importancia para la economía turística canaria”, en palabras de la consejera, motivo por el cual juega un relevante papel en el Plan de Actuación de 2022 de Turismo de Islas Canarias, con una dotación presupuestaria histórica y una implementación de acciones que trascenderá la temporada de verano, para así capitalizar los deseos de viajar que existen entre los residentes. 

Unas ganas de viajar que son más elevadas que nunca. No obstante, tal y como explicó la consejera, hay que tener en cuenta que, tras dos años de pandemia, la minimización del riesgo de contagio y el ahorro generado en este tiempo, este año se ha ampliado enormemente la lista de posibles destinos vacacionales, hasta el momento limitado para muchos al entorno canario.

Castilla afirmó que, aunque ahora es previsible que gane peso el número de viajes a otra región española y al extranjero, ello no tiene por qué significar un retroceso del turismo interno en Canarias, puesto que se espera que el volumen global aumente respecto a la época precovid, lo que ya sucedió el pasado verano y que ha continuado en los cuatro primeros meses de 2022, cuando el número de canarios alojados en establecimientos turísticos reglados fue un 4% superior al mismo periodo de 2019. Además, de cara al verano, la capacidad aérea interinsular programada para julio, agosto y septiembre suma 1,6 millones de asientos, un 13,5% más que en 2021.

Unos buenos datos que se potenciarán con la campaña promocional de cara al verano, “que no sólo es novedosa por el impacto que va a proporcionar y por suponer una apuesta económica por el turismo interno como nunca se ha hecho, sino que también lo es por los canales y formatos con los que va a abordar al mercado canario”, concluyó la consejera. 

 

‘Amnesia estival’

La campaña arranca mañana, miércoles 15 de junio y se extenderá hasta el 15 septiembre en distintas oleadas de intensidad variable, según la evolución del mercado. “Se trata de una acción omnicanal, que se desarrollará en televisión, radio, prensa, internet, redes sociales y que contará con conocidos creadores de contenidos e ‘influencers’ de las islas”, explicó el director de Proyectos y Comunicación de Marketing de Turismo de Islas Canarias, Alberto Ávila, que además añadió que la acción contará con su propia ‘landing page’, www.amnesiaestival.com.

Este eslogan, ‘Amnesia estival’, “permitirá capitalizar las ganas de viajar en un contexto favorable jugando la carta del humor, pero graduándolo en función de los canales y formatos publicitarios; de esa forma generaremos afinidad con la experiencia de viajar dentro de las islas, colocando la idea de ‘ese extraño fenómeno’ que sólo nos afecta a los residentes en verano y que se deriva de un destino inigualable”, detalló Ávila.

La campaña tiene como principal protagonista al sentido del humor, tanto en los anuncios como en los contenidos generados por creadores como Gazz, Omayra Cazorla, Abubukaka o El Típico de Tenerife. Esta acción promocional está financiada con fondos REACT-UE, como parte de la respuesta de la Unión Europea a las regiones más dependientes de los sectores más afectados por la crisis de la pandemia.