Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 00:00h.

La vivienda vacacional y la imposibilidad de vivir cerca de tu centro de trabajo

Las zonas turísticas de Canarias se han convertido en estos últimos años en territorio de viviendas vacacionales y todos los inconvenientes que eso conlleva para la población de las islas. 

VIVIENDA VACACIONAL
Vivienda vacacional en el sur de Tenerife

La primera, ya la ha sufrido toda la población canaria, y es la subida indiscriminada de los alquileres de larga duración, incluso con las limitaciones que ha llevado a cabo el Gobierno. Esto no ha sido suficiente para que pequeños y grandes tenedores suben los alquileres, teniendo una subida del 14,6% con respecto a 2021. Esta situación ha repercutido negativamente en las ya dañadas economías familiares de la población trabajadora en Canarias. 

Acompañando a esta subida de alquiler generalizada, hay un aspecto que subraya la gravedad de esta situación sobre las personas trabajadoras de hostelería en zonas turísticas de todas las islas.

Desde la Federación de Servicios de CCOO Canarias queremos denunciar que, el desproporcionado crecimiento de las viviendas vacacionales y la falta de una legislación que limite su crecimiento, afecta directamente en la incapacidad de las personas trabajadoras del sector turístico de acceder a viviendas a una distancia media de los centros de trabajo. No solo que no existe vivienda para alquileres de larga duración sino que los que hay, están a precios desorbitados. 

Esto tiene repercusiones sobre los y las trabajadoras y sobre las ciudades. Se invierte mucho más tiempo en el traslado desde la vivienda habitual hasta los centros de trabajo, por lo tanto se invierte más tiempo dedicado al mundo laboral. En una sociedad que está luchando por más conciliación laboral y familiar esto va diametralmente en contra. Influye, también, a nivel preventivo por lo que se pueden ocasionar más accidentes in itinere al estar estas personas más expuestos al riesgo. 

Esto ocasiona también los colapsos de autopistas y vías de entrada a los municipios turísticos perjudicando a la sociedad en general. 

A nivel económico, es evidente, que también va en contra de las personas trabajadoras. Este gasto de combustible y de mantenimiento de vehículos no se ven reflejados en las nóminas. Podríamos estar hablando incluso de que las viviendas vacacionales crean un impuesto de transporte sobre las personas afectadas, ya que se tiene que destinar un porcentaje más elevado para los gastos de locomoción.

Si la situación la focalizamos en  las islas de Fuerteventura y Lanzarote se convierte en  inasumible tener acceso a un alquiler de vivienda digna, hemos podido comprobar cómo pueblos enteros son nichos de viviendas vacacionales. Ya estamos viendo la tendencia de que pueblos de Canarias que eran habitados por la clase trabajadora ven como también se extiende la liberalización de este tipo de negocio.

En las últimas semana hemos podido leer y escuchar a diferentes patronales hoteleras indicando que las personas trabajadoras ya no quieren trabajar en el sector de la hostelería, en ninguna de estas declaraciones se hace una lectura multifactorial de la situación, si no que en la mayoría se señala a la persona trabajadora como que ya no quieren trabajar en el sector y en muchos casos a nuestros/as jóvenes, indicando incluso que es una generación de cristal. 

Entre otras consideraciones, que ya desde esta Federación hemos manifestado en diversas ocasiones, esta falta de acceso a la vivienda cercanas a los puestos de trabajo es un obstáculo más para que los/as trabajadores/as quieran continuar o introducirse en el sector. 

Invitamos a las patronales a que hagan el ejercicio de no señalar únicamente a las personas trabajadoras y vean los factores  internos y externos que pueden afectar a encontrar la plantilla necesaria. Como también invitamos al nuevo Gobierno de Canarias que le ponga puertas a lo que afecta de manera directa a la sociedad canaria y a las condiciones laborales de las mismas, porque cabe recordar que este sector de la Vivienda Vacacional no genera empleo, al contrario. Por no hablar de la competencia desleal que le hace al extrahotelero al no tener ningún tipo de coste laboral.

La Federación de Servicios de CCOO Canarias denunciamos esta situación y pedimos a las administraciones que legislen a favor de la mayoría social para poder acabar con esta situación y valorar el trabajo que realizan las plantillas que hacen crecer la economía que mueve a las islas.