Buscar
viernes, 19 de agosto de 2022 00:11h.
Eloy Cuadra
Escritor y activista social.
Eloy Cuadra
Opinión

Armeñime y los últimos guanches

Asisto emocionado a la última batalla de resistencia a la barbarie a este lado del mundo, donde una joven, Guacimara, se encarama a una grúa y se encadena a ella, mientras otro joven pretende frenar a la excavadora con sus pies y su coraje. Ambos se juegan la vida en el intento, porque la barbarie no entiende de humanidad, ni sabe de historia, de biología o de daños irreparables, solo cuenta cantidades y proyecta beneficios. De niño me contaron la historia de David y Goliat, luego aprendí que a veces los más débiles también pueden ganar, algunas, aunque muy pocas, y pasados los 20 me vine a Canarias y al poco me hablaron de unos antiguos pobladores, débiles en armamento pero fuertes de corazón, que lucharon y murieron por una tierra a la que amaban.

Opinión

¿Quién frena la invasión y el expolio de Canarias?

Esta es la pregunta que toca hoy, a tenor de los datos y de los pronósticos para el futuro próximo. El que no me conozca pensará que me estoy refiriendo a alguna clase de invasión africana vía marítima, pero no, no pienso en nuestros hermanos africanos, ellos solo llegan y pasan de largo, la mayoría. Me estoy refiriendo a la auténtica invasión, silenciosa y continuada de Canarias, la de los europeos y peninsulares con  poder adquisitivo claramente más alto que el de la mayoría de los canarios, que llegan para comprar, acaparar y relegar a los residentes canarios, casi siempre en inferioridad de partida. Basta para darnos cuenta con repasar algunos datos recientes: Canarias lidera la venta de viviendas a extranjeros en España desde hace ya bastante tiempo; también es la comunidad donde más hipotecas se están firmando, no precisamente a canarios.

Opinión

Yolanda, o el finiquito definitivo del espíritu del 15M

Levantamos la vista, hoy toca mirar un poco más allá de lo que pasa en Canarias, aprovechando el debate sobre el Estado de la Nación. Y lo voy a hacer enfocándome en la nueva esperanza blanca, Yolanda, Yolanda, la que suma y construye pero rechaza la impugnación, y con este rechazo, parece, rechaza también todo lo que suene a rebelde, a disidencia, a deconstrucción, a derribo de lo que está manifiestamente mal, para afirmarse en una especie de reformismo posibilista, buenista, muletillero y pactista con el que poder seguir ahí para que nada cambie. Me pregunto cómo ha sucedido, ¿en qué momento hemos pasado de "tomar el cielo por asalto" a "sumar y construir"? ¿Con quién van a sumar y construir?, ¿con este PSOE traicionero, belicista, amigo del márketing, del capital, del control social y de las limosnas? ¿En serio? Pues sí, es lo que parece, y es también el fin definitivo del espíritu rebelde y contestatario que nació un 15 de mayo de 2011 en muchas plazas españolas. 

Opinión

Una lectura desde el activismo de las elecciones andaluzas

Hoy mucha gente hace su lectura de las elecciones andaluzas y yo haré la mía como activista social del lado siempre de la gente que peor está. Lo primero es algo que salta a la vista, una parte de España y una parte de Andalucía están hartos de la crispación, el enfrentamiento y las faltas de respeto que trajeron a la política los Rivera, Casado, Sánchez e Iglesias, buena muestra de ello es que  de los cuatro, pese a su juventud, tres ya no están y el que queda tiene los días contados. Sin ser la corrección en el trato algo que vaya a solucionar ningún problema, está claro que el talante moderado de Feijóo y de Moreno Bonilla es un valor en sí mismo, en un país en el que ha importado siempre más la pose y las formas que el contenido. Primera lección que debemos sacar por tanto, en este caso buena, la chulería y la mala educación nunca llegan lejos, por muy cargadas de razones que estén.

Opinión

El diputadísimo la vuelve a liar, pero no importa, estamos en Canarias

Circula por ahí una noticia con vídeo incluido -circula pero no mucho-, con el señor congresista de la isla colombina saliendo de un céntrico y conocido karaoke de Santa Cruz de Tenerife de madrugada en un estado algo perjudicado -se le ve incluso tambalearse-,  con la mala suerte que es abordado como personaje público que es por un ciudadano que educadamente le hace algunas preguntas y lo graba con el móvil.

Opinión

Aporofobia en Santa Cruz, otra vez

Además de partidos del Tenerife y presentaciones del carnaval ocurren otras cosas por estas latitudes, otras cosas no tan buenas que habitualmente me toca denunciar a mí. Se trata una vez más de la aporofobia tristemente ya normalizada en nuestra sociedad, una aporofobia (odio al pobre) que es aún más grave cuando es la propia administración pública la que la aplica, lo vimos en el edificio Tabaiba en San Isidro, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puestos del lado de las bandas de paramilitares peninsulares (luego un juez les dio la razón a las familias acosadas, pero ahora nadie restituye el daño), y lo vemos en el vídeo que les paso a continuación, donde se persigue a las personas sin hogar de Santa Cruz de Tenerife que viven en coches, hostigándolos para que se marchen.

Opinión

Paralelismos entre las matanzas de EEUU y lo que pasa en España

Hablaba en mi último artículo de la derechización de nuestra sociedad, y vuelvo hoy con más argumentos a propósito de la última matanza de EEUU, la de ayer en un colegio de Texas. ¿Por qué tanta barbarie?, es la pregunta. Es cosa de la Segunda Enmienda, en un país que lo formaron forajidos ávidos de oro y exiliados y desterrados de lo peor de Europa que no tuvieron piedad alguna con los originarios pobladores de aquellas tierras. Allí no hubo Renacimiento, ni Ilustración, ni corrientes filosóficas, ni Romanticismo, ni Siglo de Oro, ni  cultura árabe, ni Grecia Clásica, y eso nos da una pista, en EEUU no hay cultura de democracia o amor por la belleza arraigados en su historia, una historia que se construyó a base de abusos y esclavitud. Se entiende pues si tenemos en cuenta su origen que no tengan los estadounidenses apenas confianza en instituciones de derecho público que regulen la vida de las personas en base a parámetros de justicia y equidad. En otras palabras, el norteamericano medio históricamente nunca ha confiado en lo que pueda hacer el Estado por él y mucho menos en el ser humano, de ahí que el derecho a portar armas para defenderse esté tan arraigado, inserto incluso en su constitución. 

Opinión

¡Ay España, que nunca te democratizaste del todo!

Algunos somos reincidentes en eso de buscar el origen o la raíz de los problemas que nos afectan, y viendo cómo están las cosas de mal por estas latitudes isleñas y por la piel de toro que nos define, no voy muy desencaminado creo cuando digo que en España nos faltó alguna que otra vuelta más de democratización, que a la postre es lo que está detrás de la mayoría de situaciones escandalosas o inaceptables que padecemos. Así, no parece habernos cuajado la democracia del todo cuando tenemos, por ejemplo, a un rey emérito que después de todo lo que lleva se permite venirse de regatas con sus colegas como si nada hubiera pasado. Cuando ciudadanía y clase política mayoritariamente aceptan esto sin rechistar se está invocando sin decirlo a un ancestral derecho de pernada predemocrático, al que pareciera que muchos quisieran volver.

Opinión

El negociazo de la vivienda que nos condena como sociedad

No se puede hablar de vivienda sin hablar de negocio, y  cuando digo negocio lo digo con mayúsculas, porque no hay mejor empresa hoy y desde hace tiempo que la vivienda por estas latitudes. Fue un negocio muy rentable décadas atrás, para los políticos y sus amigos los empresarios, por el boom inmobiliario y de la construcción, y los pelotazos urbanísticos que se generaron. También lo fue para los bancos que se hartaron a firmar hipotecas a todo el mundo, aún a sabiendas de que muchos no podrían pagarlas, y pareció serlo también, un buen negocio, para una o dos generaciones de canarios que vieron en la construcción una oportunidad de ganar mucho dinero por encima de cualquier formación o estudios. Y bueno, ya sabemos cómo acabó la historia: hipotecas basura, estalla la burbuja, crisis en 2008, austeridad, paro, desahucios hipotecarios y muchas viviendas de vuelta a los bancos. Y la banca que siempre gana una vez rescatada con nuestros impuestos se inventa el asunto de los servicers y los fondos buitre para derivar sus activos inmobiliarios supuestamente tóxicos a otras entidades vinculadas, y comienza otra vez la rueda del negocio.

Opinión

Sobre cómo se expulsa al canario del mercado laboral en su propia tierra

Habituados últimamente a hablar sobre vivienda, hoy vamos con otro asunto relacionado, el peculiar mercado laboral que tenemos en Canarias, otra de las patas que sustentan la pobreza cronificada de esta tierra. Y la tesis que sostengo es clara: el mercado laboral canario expulsa al residente nacido en Canarias de su propio mercado laboral, como consecuencia de dejar al mercado libre entregado a sus apetitos de apropiación y beneficio y no establecer medidas correctoras y fiscalizadoras. Para entender la veracidad de esta afirmación solo tenemos que fijarnos en nuestro principal sector productivo, el turismo, y hacernos algunas preguntas. La primera: ¿quiénes son los dueños del sector? Desgraciadamente, los dueños del sector turístico no son canarios en su mayoría.

Opinión

¡Fondos buitre, fuera de Canarias! y otros lemas de guerra

Creo que ya va siendo hora de explicar por qué en las manifestaciones y concentraciones por el derecho a la vivienda en Canarias gritamos ciertos lemas, y no otros. Como este del título, ¡fondos buitre, fuera de Canarias!, ninguno más oportuno, y lo entenderán cuando expliquemos cómo funciona un fondo buitre. Así a bote pronto, diremos que en Canarias tenemos el porcentaje de viviendas en manos de fondos buitre y grandes tenedores más alto de toda España, diremos también que son empresas la mayoría extranjeras de capital de riesgo, que viven de comprar barato en las economías moribundas, para luego vender caro carísimo y cobrarse los beneficios.

Opinión

Conversaciones con un fondo buitre

Hace ya meses que un fondo buitre presiona judicial y extrajudicialmente a una madre de La Laguna (Tenerife) con dos hijos para que se vayan de la vivienda, y este viernes con permiso de la madre he hablado con este fondo buitre, Global Pantelaria (un fondo buitre vinculado al gigante inmobiliario Cerberus, del que formaron parte el hijo de José María Aznar y la propia Ana Botella, además de alguno de los hijos de Jordi Pujol, y que se quedaron en la pasada década con una cantidad ingente de viviendas a muy bajo coste cedidas por el Santander y otros bancos españoles) a través de un señor de Barcelona de una empresa intermediadora de las que contratan estos fondos.