');
Buscar
sábado, 02 de marzo de 2024 00:00h.
Eloy Cuadra
Escritor y activista social.
Eloy Cuadra
Opinión

La unidad de las izquierdas en Canarias, ni posible, ni deseable

Volvemos como en cada contienda electoral con la cantinela de la unidad de las izquierdas, esa que supuestamente provocaría un mejor resultado en las elecciones para las iniciativas a la izquierda del PSOE. Sin sorpresas en la colonia, como viene siendo habitual no parece que se vaya a lograr dicha unidad, por los intereses encontrados de la lideresa del partido morado Noemí Santana y algunos de los representativos de otras corrientes, al plantearse vetos, puestos en lista y otras condiciones inasumibles. Si la presumible división se acaba consumando vendrán los lamentos habituales en torno al ridículo, la división del voto, los egos, la lucha por los sillones y todo lo que queramos. Y en este punto me atrevo a plantear una pregunta: ¿es deseable y buena esa supuesta unidad de las izquierdas en las condiciones en las que se está planteando? Mi respuesta es un rotundo no. No es ni buena ni deseable esa unidad, para empezar porque se pretende la unidad de iniciativas políticas que pueden tener similitudes pero no son lo mismo, como tampoco son lo mismo una murga y una comparsa aunque las dos son carnavaleras, por eso actúan siempre por separado. Analicemos si no un momento los partidos y coaliciones que tenemos en las izquierdas alternativas.

 

Opinión

Que la voz de Lolo Dorta se siga oyendo

Ayer noche horas antes de dejarnos, trabajaba Lolo Dorta con nosotros en la Acampada Reivindicativa en esta denuncia, que ahora lanzamos a título póstumo, como él hubiera querido.

LOLO Dorta (1)
Lolo Dorta 

Descansa en paz Hermano 💪🏿❤️

Opinión

Visocan, la empresa pública canaria que desprecia a los pobres

Volvemos al activismo puro y duro, a apagar fuegos, a echar una mano a familias canarias a las que nuestras administraciones dejan en la cuneta. Me llama el compañero Lolo Dorta para hacer algo por el caso de Hugo, el joven tinerfeño que se quedó tetrapléjico por un fatal accidente y lleva con su madre desde mediados del año pasado en Gran Canaria, porque aquí en Tenerife no hay ni tan siquiera una unidad donde Hugo pueda recibir los mínimos cuidados sanitarios (otro asunto éste que daría para otro artículo). La cuestión es que la madre de Hugo, Jenny, tuvo que abandonar su trabajo y su vida entera para estar con su hijo, y ahora, sin casa en ningún sitio y solo con el Ingreso Mínimo Vital tiene que pensar en buscar un techo en Tenerife, en Santa Cruz a ser posible, dado que ellos son de El Sobradillo. Y es aquí cuando esta madre trabajadora que nunca necesitó de ayudas sociales se topa de bruces con la realidad de las inoperantes administraciones canarias, cuando, por ejemplo, acude al ayuntamiento o pregunta en Visocan.

Opinión

El capitalismo, el canario, la progresía, la moratoria y la ley de residencia

El capitalismo. Ya hemos hablado del capitalismo muchas veces, pero es pertinente para lo que argumentaré después. Y convendremos que el capitalismo actual ha tornado en un capitalismo salvaje donde predominan la desigualdad, la escasez y la financiarización de todo (esto es, que cualquier cosa se convierte en un valor de mercado intercambiable o desechable expuesto a la especulación, incluidos por supuesto los seres humanos).

Otra característica derivada de lo anterior, en el capitalismo actual el valor está en el sector financiero, en la especulación, no en el trabajo o en los bienes tangibles. Ni que decir tiene que en este camino irremediable hacia el desastre al que vamos montados en el capitalismo salvaje, mucho ha tenido que ver ese dogma antiguo de la Mano Invisible, ese que postula la no intervención del sector público en el mercado, porque el mercado es sabio y se regula solo.

Es por supuesto una falacia que no funcionó nunca, no lo hizo cuando hubo que rescatar con dinero público al sistema financiero en 2008, y estamos hartos de ver cómo no se cumple cuando a algún estado no le interesa, por muy capitalista que sea. Lo vemos hoy en Canadá, país ultracapitalista, interviniendo en el mercado para prohibir la venta de vivienda a extranjeros; lo vemos también en el rey del capitalismo mundial, EEUU, donde a cada poco que les interesa se inventan aranceles, intervienen países con golpes blandos o provocando guerras, o firman ayudas multimillonarias a sus sectores estratégicos distorsionando el mercado; y lo veremos en muchos más países, más o menos capitalistas, si ponemos tres palabras en google y le damos a buscar. 

 

Opinión

Sobre cómo los periodistas cavaron su propia tumba

Compartía el otro día un twitt del fantástico periodista que es David Cuesta, en el que denunciaba cómo una empresa pública del Cabildo estabiliza una plaza de periodista sin exigir titulación de periodismo para la misma, bastando con el Graduado en Secundaria. Compartí su denuncia porque estoy de acuerdo con él en que no se puede devaluar el periodismo hasta esos extremos. También es conocida la baja cuantía de los salarios de los periodistas, y esta misma mañana escuchaba a un famoso locutor grancanario denunciar que hay periodistas que ganan lo mismo que una cajera de supermercado. Pero la realidad es que si nos vamos a buscar el origen de esta devaluación profesional, parece que la responsabilidad básicamente es del propio periodista que ha dejado corromper y devaluar su profesión sin oponer la más mínima resistencia, siendo además partícipe importante de esta misma corrupción. 

Opinión

Ser humano canario: especie amenazada

En biología, cuando hablamos de especie amenazada nos referimos a aquella que puede llegar pronto a estar en peligro de extinción si siguen operando factores que deterioran o modifican su hábitat y disminuyen sus poblaciones, en favor de otras. Me viene ahora a la memoria el pez siluro, una especie exótica invasora que frecuenta muchos ríos de la España peninsular, que está expulsando por su voracidad a otras especies autóctonas. Pongo este ejemplo porque la mayoría de las especies amenazadas que luego pasan a estar en extinción y que posteriormente se extinguen lo hacen porque hay otra especie más poderosa que la arrincona hasta eliminarla. Y la pregunta es: ¿podríamos llevar esta reflexión de la biología a la geografía humana de Canarias?  Salvando las distancias que nos separan a los canarios de un pez, de un pájaro o de un lince, a simple vista parece que funciona la misma lógica: un espacio geográfico determinado (para el siluro y los demás peces es el río, para nosotros es Canarias), con una población autóctona y otra población invasora, peleando ambas por los escasos recursos que hay en el limitado espacio en el que competimos. En ambos casos funciona la ley del más fuerte, en la naturaleza la ley del más fuerte literalmente hablando, y en la geografía humana la ley del más fuerte económicamente. 

Opinión

Campaña de Navidad  de la Acampada Reivindicativa:  ¡Salvar a Mila!

Aprovechando estas fechas tan entrañables desde la Acampada Reivindicativa vamos a lanzar nuestra propia Campaña Solidaria de Navidad, se trata de salvar a Mila. Mila, Milagros, es una madre de Tacoronte a la que no le ha ido bien en la vida, aunque siempre intentó seguir adelante, y todavía hoy se apunta a cursos de la oficina del paro para ver si encuentra algo, nos contaba el otro día que había sacado buenas notas en el último que hizo, esforzándose, por no tirar la toalla. Mila vive en un zulo alquilado con contrato, decimos zulo porque son los bajos de una escalera en el barrio de La Salle en Santa Cruz de Tenerife.

Opinión

Urge una Ley de Residencia y limitar la venta de vivienda a extranjeros en Canarias

Basta con ver lo que viene pasando en Canarias en los últimos tiempos, la vivienda imposible a precios inasumibles para la mayoría de canarios, con las ventas de viviendas disparadas a extranjeros comprando hasta el 50% de las que se han vendido en Canarias en 2022, y con el alquiler vacacional en cifras récord rondando ya las 140 mil viviendas, expulsando progresivamente a los canarios de sus pueblos en favor de turistas, teletrabajadores y jubilados extranjeros ricos,  restando aún más la poca vivienda disponible que hay. 

Cuando se están dejando sin cubrir cada vez más puestos de trabajo por la falta de vivienda, con una densidad de población disparada en las islas capitalinas y creciendo mucho en Lanzarote y Fuerteventura. Tenerife por ejemplo, tiene una densidad de población real de 1000 habitantes por kilómetro cuadrado, completamente insostenible social y ecológicamente.  Si a esto le sumamos que Canarias es un paraíso fiscal de facto con instrumentos de lo más variado (RIC, ZEC, REF, REA, beneficios al cine, sueldos bajos, energía barata) para hacer negocio y no pagar nada, con una clase política vendida al desarrollismo y los pelotazos, y que tras la guerra de Ucrania y los problemas con la energía medio mundo quiere venir a vivir y a teletrabajar al paraíso canario,  las proyecciones que hablan de que para 2030 tendremos dos millones y medio de habitantes en Canarias se quedan cortas.

Que esta realidad es del todo insostenible e invivible lo ve hasta un ciego, y tanto es así que ya lo estamos notando, en Tenerife especialmente, donde es imposible ir a ningún sitio sin encontrarte con masificación, atascos y coches por todos lados, con el riesgo de saturar y hasta reventar a nuestra gallina de los huevos de oro.     

Opinión

Y la política también la privatizaron, pero no te diste cuenta (VI)

Siguiendo con el proceso de privatizaciones y externalizaciones generalizadas volvemos a la luchas locales, y nos vamos a enero del año 2012, el día 25 de aquel mes el periódico El Día avanzaba el siguiente titular 1: El Diputado del Común investigará el presupuesto y el coste del 012. Un ciudadano ha denunciado ante esta institución que el Gobierno publicita el 012, pese a que llamar cuesta 42 céntimos cuando existen otros dos números fijos con tarifa plana que prestan el mismo servicio. Y sí, ese ciudadano revoltoso era otra vez yo. Una señora mayor con bajos recursos económicos me había puesto sobre la pista de cómo el teléfono 012 de información del Gobierno de Canarias le cargaba mensualmente en torno a 4 o 5 euros en la factura del teléfono. Uno no repara habitualmente en estas cosas, pero 5 euros al mes a una señora a la que no le sobra multiplicado por los miles y hasta millones de personas como esa señora que llaman al año al 012 podían ser unos cuantos millones de euros que iban de los bolsillos de los canarios a una empresa, y puede que a algunos más. Después de una entretenida investigación supe que la empresa que estaba -y sigue estando- detrás de la gestión del 012 en el Gobierno de Canarias, presidido por entonces por el señor Rivero de Coalición Canaria, era una empresa enteramente canaria. Monopolio o casualidad, la misma empresa gestionaba también los teléfonos de información de otros tantos cabildos y ayuntamientos en los que gobernaba Coalición Canaria, con el mismo modus operandi, una tarificación mínima por establecimiento de llamada que sumadas todas las llamadas reportaban unos beneficios importantes a la mencionada empresa. Buceando entre los datos pude saber que la empresa en cuestión era el call certer con más beneficios porcentuales de todo el mundo. En mis investigaciones también pude comprobar que el precio que pagaba el “generoso” Gobierno de Canarias por el 012 era notablemente más alto que el de otros call center institucionales en la mayoría de comunidades autónomas de España. Aquello me resultó notablemente escandaloso, millonarios a costa de los canarios de a pie (aún más escandalosas me resultaron otras informaciones que me llegaron pero no pude terminar de contrastar, y por tanto no pude denunciar, por la cobardía de algunos agentes políticos que se hacían llamar alternativos). Con todo, tras el revuelo que monté en medios y redes obligué a que el Gobierno de Canarias -descubierta ya la martingala- negociara a la baja el contrato al año siguiente y publicitaran institucionalmente los teléfonos gratuitos alternativos al 012. 

Opinión

Lagarde pide más a España, y le entregamos un gerontocidio (IV)

Enlazamos por dónde lo dejamos, en el último capítulo habíamos mostrado cómo se vendieron en España casi la totalidad de las empresas públicas que un día tuvimos, a unos niveles mucho mayores que cualquier otro país europeo. Pero también dijimos que la cosa no quedaba ahí, que se podía empobrecer y arruinar bastante más al país, como de hecho así ha sido, y sobre esto van a versar los próximos artículos. Me estoy refiriendo sobre todo a las privatizaciones desaforadas de servicios y a las concertaciones con el sector privado. Unas políticas éstas que de nuevo no son cosa del azar o de la coyuntura nacional, vienen impuestas otra vez desde esa supuesta gobernanza global a la que venimos aludiendo. Así, la señora Christine Lagarde en mayo de 2015, en Washington (EEUU), siendo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional recomienda a España, entre otras medidas, subir impuestos indirectos (los que afectan a pobres y ricos por igual) y continuar con las liberalizaciones de servicios públicos. Nuestras Administraciones Públicas obedientes como siempre se ponen a ello, y como ya no había más empresas públicas que regalar, continúan con los servicios. En este punto podríamos estar años, pues son muchos los sectores que se han externalizado o concertado en España, de modo que nos vamos a centrar solo en algunos, los que considero más importantes y los que más daño han hecho a la población. Entre ellos, el primero, por la dramática gravedad de sus consecuencias, los cuidados, y en concreto el cuidado de nuestros mayores.

Opinión

Bipartidismo español, alumnos aventajados de los globalistas (III)

1º de enero de 1995, Ginebra (Suiza). Se crea la Organización Mundial del Comercio (OMC), con el objetivo aparente de armonizar las normas de la economía internacional en cuanto a aranceles, mercancías y servicios; el objetivo real: mantener la hegemonía de unos pocos países sobre los demás en el orden mundial, en especial de Estados Unidos, disimulando con el globalismo y la creación de unas cuantas instituciones internacionales aparentemente democráticas y bienintencionadas. En la carta fundacional de la OMC varios objetivos claros, el segundo de ellos, “facilitar la liberación progresiva de los mercados de servicios”, o dicho más claramente, restar poder a los Estados en favor de las corporaciones empresariales, esto es: más capitalismo. Como prueba un dato, según un estudio de finales de 2019 de la fundación alemana Bertelsmann (1), EEUU es el país del mundo que más se ha beneficiado de su pertenencia a la OMC, con un alza en su riqueza de 86,9 mil millones de dólares.

 

Opinión

Un plan tras la crisis del 2008: el monstruo asoma (II)

Habíamos lanzado una pregunta en el corte inicial, ¿qué está pasando en el mundo?, algo que no podremos entender bien si no nos damos una vuelta por lo que pasaba en la primera década del milenio. Bueno será aclarar no obstante, en nuestra visión eurocentrista occidental del mundo, cuando pregunto por lo que estaba pasando me refiero a lo que estaba pasando en Occidente, obviamos por supuesto que África seguía sufriendo hambrunas devastadoras, expolio continuo y guerras sangrantes (en Somalia, en Liberia, en Sudán, en Ruanda, en Burundi, en el Congo, en Angola o en Costa de Marfil) que provocaban migraciones masivas con dramáticos resultados, olvidamos también que Estados Unidos y sus socios europeos habían invadido Irak con el pretexto de las armas de destrucción masiva y andábamos metidos en Afganistán, persiguiendo al nuevo enemigo islamista -básicamente ficticio- pero necesario para justificar la dialéctica hegemónica neoliberal y su vertiente militar. A lo que a la historia nos interesa, lo económico, comenzamos el milenio con el capitalismo viento en popa a toda vela, tan boyante que a finales del año 2000 Estados Unidos enlazaba 120 meses de crecimiento continuado de su economía, récord histórico, un crecimiento económico que vino de la mano de una estabilidad en los precios y situaciones mantenidas de pleno empleo. Esta bonanza económica tuvo su continuidad en Europa, disfrutando de los mejores años del llamado Estado del Bienestar.