');
Buscar
martes, 23 de abril de 2024 00:00h.
Eloy Cuadra
Escritor y activista social.
Eloy Cuadra
Opinión

Contra la deshumanización: hacia un tratado sobre la rebeldía (I)

Principios del año 2011, andaba yo por entonces terminando la promoción de mi libro "Un ensayo sobre la violencia (en las fronteras de lo humano)", tratado en el que abordaba de manera interdisciplinar el fenómeno de la violencia, a ambos lados de la frontera, en la primera década del siglo XXI. Por aquellos días había un amigo que me insistía mucho en que debía conocer a la activista social tinerfeña Rosi Cubas, y creo que fue en marzo cuando al fin me decidí a presentarle mis respetos. Al poco estaba con ella intentando sacar de la calle a un señor sin hogar impedido y moribundo. Recuerdo que estuvimos tres días insistiendo a las autoridades para que llevarán a aquel hombre a un hospital (efecto de la empatía de la que hablaremos largo y tendido más adelante), pero no hubo manera y Manuel Ramón falleció, como un perro, tirado en aquella plaza junto al mercado. Fue tanta la rabia que nos asaltó, a Rosi, a mí y a unas cuantas buenas personas más, que días después estábamos poniendo en marcha la Plataforma por la Dignidad de las Personas sin Hogar. 

Opinión

Sin democracia en La Laguna, por mucho que lo niegue Ascanio

Por todos es sabido que para que exista la democracia hace falta contar con una prensa mínimamente libre que sea capaz de informar con veracidad y pluralismo sobre las cosas importantes que suceden en un territorio dado, y esto no lo digo solo yo, lo dicen todos los politólogos, sociólogos y demás ilustrados que reflexionan sobre nuestras mal llamadas democracias. Un ejemplo perfecto de esta ausencia de democracia por falta de libertad de prensa lo tenemos en el municipio de La Laguna, un municipio que sufrió durante muchos años el rodillo reaccionario de Coalición Canaria, con alcaldes como Oramas, Clavijo o Díaz, que bien se encargaban de gastar importantes cantidades de dinero público en publicidad y comunicación en medios como forma "legal" de tener controlados a los medios de comunicación.

Es sencillo: el periódico se porta bien, ponemos mucha publicidad institucional en su medio, se porta mal, ya no recibe un duro de publicidad institucional. Pues bien, está actividad antidemocrática y seudomafiosa que tanto denunciaron en su día el Señor Rubens Ascanio y su colega Santiago Pérez, parece que ha tenido continuidad bajo el mandato del nuevo alcalde socialista y sus socios Ascanio y Pérez, como denunció ayer en una radio de Tenerife el que fuera concejal lagunero durante bastantes años, en el gobierno y en la oposición, el antiguo dirigente socialista Javier Abreu.

Denunciaba Abreu, ante una pregunta que se le hace en la radio (programa El Hervidero del 17 de octubre en Xanadú Radio), y cito textualmente: "¿Cuánto se ha gastado el Ayuntamiento de La Laguna en los medios de comunicación? Mira..., no lo sé con exactitud, pero deben de rondar más de tres millones de euros, solo en redes sociales (...), el alcalde se gasta 800.000 euros...  anuales."

Opinión

Italia ultraderecha y España la siguiente: razones para un viraje irremediable

Dos preguntas obligadas, la primera, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?, la segunda, si hay algo que podamos hacer para revertirlo. 

Para responder a la primera pregunta fundamental apuntar al origen, y el origen de lo que hoy sucede está básicamente en la forma en la que el capitalismo y su manera de pensar calculadora y cosificante se ha impuesto en la mente y en las vidas de los ciudadanos a este lado del mundo, desde que en 1989 cayó el Muro de Berlín. Es sencillo, una vez que el capitalismo triunfó como modelo económico, para asegurar su pervivencia a perpetuidad debía lograr pasar a dominar con su lógica todos los ámbitos de la vida de las personas, no solo el económico, y eso es lo que ha ido trabajando sin parar en todas estas décadas. La primera consecuencia de la imposición paulatina del lenguaje y las lógicas capitalistas, los gobiernos socialdemócratas de la mayor parte de Europa, incluimos aquí al PSOE, se van adaptando, cediendo, y, en definitiva, claudicando con las directrices económicas generales que marcan los mercados y los grandes poderes económicos liberalizantes, guardando únicamente un mínimo maquillaje social para parecer de izquierdas, pero renunciando progresivamente a conquistas y luchas sociales históricas irrenunciables.

Opinión

Des-obediencia canaria: es ahora o nunca

En casi 30 años que llevo en Canarias jamás había visto tan claramente como hoy la magnitud del expolio, de la agresión, del robo continuado que están sufriendo este archipiélago y sus gentes a manos del capital y sus dinámicas corruptas y depredadoras. Así las cosas, si vives en Canarias y amas esta tierra -al margen de que hayas nacido o no aquí-, y si amas esta tierra por encima de lo que amas tu negocio o tu pequeño y limitado mundo, no puedes más que reaccionar a esta agresión y revelarte hasta decir ya está bien. Basta para verlo con una somera descripción de la realidad isleña actual. Y no descubrimos nada si decimos que en Canarias arrastramos los peores indicadores sociales en cuanto a paro, pobreza, precariedad laboral, paro juvenil, nivel educativo, calidad de la sanidad pública o coberturas sociales, no descubrimos nada porque así ha sido siempre. Tampoco decimos nada nuevo cuando afirmamos que sufrimos una de las clases políticas más corruptas, ineptas y cobardes del Estado, y es que esta ha sido también la norma por Canarias desde hace muchas décadas.

¿Qué es lo que hace  entonces estos tiempos diferentes?, preguntarán algunos. Es sencillo, las coyunturas económicas, la global y la local, han cambiado ostensiblemente y ambas sumadas provocan que en la actualidad estemos sufriendo la tormenta perfecta que va camino de vender Canarias entera a capitales y especuladores extranjeros empobreciendo de paso a más de la mitad de la población autóctona. 

 

Opinión

Armeñime y los últimos guanches

Asisto emocionado a la última batalla de resistencia a la barbarie a este lado del mundo, donde una joven, Guacimara, se encarama a una grúa y se encadena a ella, mientras otro joven pretende frenar a la excavadora con sus pies y su coraje. Ambos se juegan la vida en el intento, porque la barbarie no entiende de humanidad, ni sabe de historia, de biología o de daños irreparables, solo cuenta cantidades y proyecta beneficios. De niño me contaron la historia de David y Goliat, luego aprendí que a veces los más débiles también pueden ganar, algunas, aunque muy pocas, y pasados los 20 me vine a Canarias y al poco me hablaron de unos antiguos pobladores, débiles en armamento pero fuertes de corazón, que lucharon y murieron por una tierra a la que amaban.

Opinión

¿Quién frena la invasión y el expolio de Canarias?

Esta es la pregunta que toca hoy, a tenor de los datos y de los pronósticos para el futuro próximo. El que no me conozca pensará que me estoy refiriendo a alguna clase de invasión africana vía marítima, pero no, no pienso en nuestros hermanos africanos, ellos solo llegan y pasan de largo, la mayoría. Me estoy refiriendo a la auténtica invasión, silenciosa y continuada de Canarias, la de los europeos y peninsulares con  poder adquisitivo claramente más alto que el de la mayoría de los canarios, que llegan para comprar, acaparar y relegar a los residentes canarios, casi siempre en inferioridad de partida. Basta para darnos cuenta con repasar algunos datos recientes: Canarias lidera la venta de viviendas a extranjeros en España desde hace ya bastante tiempo; también es la comunidad donde más hipotecas se están firmando, no precisamente a canarios.

Opinión

Yolanda, o el finiquito definitivo del espíritu del 15M

Levantamos la vista, hoy toca mirar un poco más allá de lo que pasa en Canarias, aprovechando el debate sobre el Estado de la Nación. Y lo voy a hacer enfocándome en la nueva esperanza blanca, Yolanda, Yolanda, la que suma y construye pero rechaza la impugnación, y con este rechazo, parece, rechaza también todo lo que suene a rebelde, a disidencia, a deconstrucción, a derribo de lo que está manifiestamente mal, para afirmarse en una especie de reformismo posibilista, buenista, muletillero y pactista con el que poder seguir ahí para que nada cambie. Me pregunto cómo ha sucedido, ¿en qué momento hemos pasado de "tomar el cielo por asalto" a "sumar y construir"? ¿Con quién van a sumar y construir?, ¿con este PSOE traicionero, belicista, amigo del márketing, del capital, del control social y de las limosnas? ¿En serio? Pues sí, es lo que parece, y es también el fin definitivo del espíritu rebelde y contestatario que nació un 15 de mayo de 2011 en muchas plazas españolas. 

Opinión

Una lectura desde el activismo de las elecciones andaluzas

Hoy mucha gente hace su lectura de las elecciones andaluzas y yo haré la mía como activista social del lado siempre de la gente que peor está. Lo primero es algo que salta a la vista, una parte de España y una parte de Andalucía están hartos de la crispación, el enfrentamiento y las faltas de respeto que trajeron a la política los Rivera, Casado, Sánchez e Iglesias, buena muestra de ello es que  de los cuatro, pese a su juventud, tres ya no están y el que queda tiene los días contados. Sin ser la corrección en el trato algo que vaya a solucionar ningún problema, está claro que el talante moderado de Feijóo y de Moreno Bonilla es un valor en sí mismo, en un país en el que ha importado siempre más la pose y las formas que el contenido. Primera lección que debemos sacar por tanto, en este caso buena, la chulería y la mala educación nunca llegan lejos, por muy cargadas de razones que estén.

Opinión

El diputadísimo la vuelve a liar, pero no importa, estamos en Canarias

Circula por ahí una noticia con vídeo incluido -circula pero no mucho-, con el señor congresista de la isla colombina saliendo de un céntrico y conocido karaoke de Santa Cruz de Tenerife de madrugada en un estado algo perjudicado -se le ve incluso tambalearse-,  con la mala suerte que es abordado como personaje público que es por un ciudadano que educadamente le hace algunas preguntas y lo graba con el móvil.

Opinión

Aporofobia en Santa Cruz, otra vez

Además de partidos del Tenerife y presentaciones del carnaval ocurren otras cosas por estas latitudes, otras cosas no tan buenas que habitualmente me toca denunciar a mí. Se trata una vez más de la aporofobia tristemente ya normalizada en nuestra sociedad, una aporofobia (odio al pobre) que es aún más grave cuando es la propia administración pública la que la aplica, lo vimos en el edificio Tabaiba en San Isidro, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado puestos del lado de las bandas de paramilitares peninsulares (luego un juez les dio la razón a las familias acosadas, pero ahora nadie restituye el daño), y lo vemos en el vídeo que les paso a continuación, donde se persigue a las personas sin hogar de Santa Cruz de Tenerife que viven en coches, hostigándolos para que se marchen.

Opinión

Paralelismos entre las matanzas de EEUU y lo que pasa en España

Hablaba en mi último artículo de la derechización de nuestra sociedad, y vuelvo hoy con más argumentos a propósito de la última matanza de EEUU, la de ayer en un colegio de Texas. ¿Por qué tanta barbarie?, es la pregunta. Es cosa de la Segunda Enmienda, en un país que lo formaron forajidos ávidos de oro y exiliados y desterrados de lo peor de Europa que no tuvieron piedad alguna con los originarios pobladores de aquellas tierras. Allí no hubo Renacimiento, ni Ilustración, ni corrientes filosóficas, ni Romanticismo, ni Siglo de Oro, ni  cultura árabe, ni Grecia Clásica, y eso nos da una pista, en EEUU no hay cultura de democracia o amor por la belleza arraigados en su historia, una historia que se construyó a base de abusos y esclavitud. Se entiende pues si tenemos en cuenta su origen que no tengan los estadounidenses apenas confianza en instituciones de derecho público que regulen la vida de las personas en base a parámetros de justicia y equidad. En otras palabras, el norteamericano medio históricamente nunca ha confiado en lo que pueda hacer el Estado por él y mucho menos en el ser humano, de ahí que el derecho a portar armas para defenderse esté tan arraigado, inserto incluso en su constitución. 

Opinión

¡Ay España, que nunca te democratizaste del todo!

Algunos somos reincidentes en eso de buscar el origen o la raíz de los problemas que nos afectan, y viendo cómo están las cosas de mal por estas latitudes isleñas y por la piel de toro que nos define, no voy muy desencaminado creo cuando digo que en España nos faltó alguna que otra vuelta más de democratización, que a la postre es lo que está detrás de la mayoría de situaciones escandalosas o inaceptables que padecemos. Así, no parece habernos cuajado la democracia del todo cuando tenemos, por ejemplo, a un rey emérito que después de todo lo que lleva se permite venirse de regatas con sus colegas como si nada hubiera pasado. Cuando ciudadanía y clase política mayoritariamente aceptan esto sin rechistar se está invocando sin decirlo a un ancestral derecho de pernada predemocrático, al que pareciera que muchos quisieran volver.