Buscar
20:48h. lunes, 02 de agosto de 2021

Chira/Soria: “haciendo algo de memoria” y sin descarta una huelga general

Y si que es cierto, que se ha logrado “visibilizar” una postura diferente a la que se ha tratado de ocultar a la ciudadanía, de lo que se ha pretendido y pretende llevar adelante en la tierra canaria, más en concreto, el caso específico del Barranco de Arguineguín. Que no puede ir separado de todo el entramado/atentado a todas las Canarias, cómo el expolio de tierras/minerales programado o, mega/trenes y otros, aunque este en específico ha servido para poner sobre la mesa un debate, una postura y, ante todo: “una alerta” ante el caso más siniestro de nuestra historia: La segunda y definitiva colonización y, en este caso la colonización con la energía. En connivencia con todos los denominados “progres” en el gobierno del Cabildo de Gran Canaria en concreto y, en el Gobierno de Canarias en lo general”. Entre “progres” lo  han mascado, porque “PROGRESISTAS” es otra cosa, que se les queda muy distante a los gobiernos entre las fuerzas (con mis dudas lo de fuerzas) del PSOE, PODEMOS (con todos sus nombres en aquí y acullá), Nueva Canarias (que no es tan nueva), y en el caso de Canarias con, digamos el “alfil” de los llamados Socialista Gomeros y de los que he esperado una reacción hasta el final que no se ha dado, aunque confieso que percibí algunos conatos. 

Castro-Guevarismo y “progres”: son más de lo mismo, capitalismo con gritos de socialismo.

Es cierto que, justo en la época (1952/1959) el carácter pintoresco de los barbudos que tomaron la Habana el 1 de enero de 1959,  para derrocar la sanguinaria y vende/patrias tiranía de Batista,  despertó en el mundo, pero fundamentalmente en las américas, un hilo de “perspectiva” de que las cosas podrían cambiar, de que las teorías del socialismo podrían hacerse reales al amparo del himno humanista, con notas de la marsellesa en “la internacional” y,   fuese una realidad para los pueblos latinoamericanos, sometidos desde la independencia en característicos señoríos (de los criollos) cuasi feudales en su mayoría y otros en “caras bonitas” para el mundo (Chile, Panamá, Costa Rica, Puerto Rico…”si se fijan los tildan de ricos”) que sin necesidad de “a palo limpio”, servían para lavar apariencias a las fechorías del ex/imperio “nordaca (EEUU)” sobre el resto de las américas.

Desbancando quimeras: no, no, no…no queremos su energía (y 3)

No podemos ni por un momento olvidarnos, a pesar de ese nuevo “reseteo” del capitalismo, apoyado por la socialdemocracia más rancia (aún existe una social y democrática más o menos coherente) y los “progres/trolls” que no son progresistas, son damonas y señoros, que se arropan de esta tautología del fraude. Progresista es y son, quienes luchan por la transformación a una sociedad más justa y libre para todos, no para una élite supuesta, para vivir de “estrellos” y “gaitas marianas”.

No, no queremos su energía (2)

De entre las tácticas que el sistema maneja, debido en sí mismo a la capacidad y, además, necesidad del capital de traspasarse, endeudarse, especularse, comprar, vender, oferta, demanda… y todo eso conlleva en sí, la acumulación de intereses en base al capital invertido. Es una regla de oro, es lo que conocemos por los réditos o “lo que me produce un dinero”. Visto desde el punto de vista del empresariado industrial, fundamentalmente, es el valor de la plusvalía: lo que “gano” (el dueño de los medios; es decir el empresariado) , una vez descontado el factor trabajador (que es el que produce la riqueza) pues genera “la plusvalía”, que en un sencillo ejemplo: “cuantas sillas tiene que producir un operario para que sea rentable”: tantas para en su proporción cubra los gastos fijos como electricidad, local, seguridad social y de las otras, fiscalidad. Tantas que “en su proporción” cubra su sueldo por ello. Tantas como para el porcentaje de beneficio para los propietarios y para los directivos. 

No queremos su energía…

Hay quienes sueñan que, desplazando al Gobierno “florero” de Canarias, con sus pactos, o al del Cabildo de Gran Canaria como más destacado últimamente; van a remontar al otro caciquismo con nombre canario. Ese que dominó antes que el actual, pero teledirigido primero desde el sur de Tenerife y después desde los centros de poder de España y Europa. 

 

El imparable camino hacía un Estado, una Nación Canaria

“La nacionalidad es el vínculo que une a un pueblo con un estado soberano, sin eso, no hay nación ni país que se respete ni lo respeten”. Las leyes económicas “no son leyes naturales eternas”, sino leyes que surgen y desaparecen históricamente, y el código de la economía política moderna, siempre y cuando que la economía lo refleje objetivamente, es el compendio de las leyes y condiciones sin las cuales no puede existir la moderna sociedad burguesa; en una palabra, sus condiciones de producción y de cambio, expresadas y resumidas en abstracto. 

Cuando “dimitir” se convierte en un acto de honestidad, no hacerlo implica lo contrario

Ante todo, un político con cargo público. Pues los hay con cargos orgánicos (su organización) o bien es un político militante y también es un político, el activista que no se adhiere a ningún partido ni formación y hace política en lo individual, o bien en movimientos sociales y/o acciones puntuales; o en los restos de los sindicatos que nos van quedando como tales, y hablando correctamente: “todos son políticos”.