');
Buscar
lunes, 22 de abril de 2024 22:34h.

Esos morenos

Cayuco Hoerro AAycI1

Arriban al Hierro unos extraterrestres de piel oscura. Saltan como pueden de su nave espacial, llegan agotados y con la soledad de los que nacen destinados a provocar incomodidad. El frenesí informativo habla de ellos (y ellas) como si comprendiéramos el miedo y la desesperanza que desgarran su sueño. Caen, se arrastran, algunos han muerto ahogados, pero a quién le importa el número.

Feijóo, corazón socialista

Yo vengo a entregar mi corazón, le falto remachar a Feijóo. El ganador de las elecciones y perdedor de la investidura discurseó con aire circunspecto mientras clavaba la mirada en Camaleón Sánchez, que, esta vez, compareció sin despeinarse. En vez de arriesgarse en la tribuna y ofrecer alguna explicación acerca de las negociaciones sobre la amnistía y el referéndum de autodeterminación, como querían Feijóo y la sobreexcitada bancada popular, sorprendió a todo el mundo con otra jugarreta marca personal, y envió a un ex alcalde de Valladolid a lanzarse al cuello del PP y su actual líder. 

Orgullosos pedazos

En las bellas ruinas de lo que fue Europa, se encuentran vestigios de antiguas lenguas, cuya importancia fue clave en los conflictos identitarios que condujeron a su declive final. Las democracias se debilitaban a medida que los nacionalismos de uno u otro signo pugnaban por una independencia política que no significaba nada sin la necesaria unión entre poblaciones empantanadas en luchas intestinas que mermaban su capacidad para construir progreso.

Tu feminismo es una marca

Los logros del feminismo acabarán convertidos en iconos capitalistas, como meros objetos de usar y tirar. Igual que cualquier figura histórica o movimiento político, cuya memoria ha quedado vacía de significado después de estamparse en camisetas y artículos de merchandising, el valor simbólico de una mujer empoderada es estrictamente comercial, una imagen revolucionaria ideologizada que cambia nuestra percepción estética sobre determinadas personas o situaciones, pero que, en realidad, sirve a los mismos fines: el feminismo como producto/moda superficial que ofrece y obtiene suculentos rendimientos publicitarios.

Groucho Sánchez y la piedra filosofal

Groucho Sánchez -2023-09-05-15-32-26(1)

“Estos son mis principios, pero si no le gustan, yo los cambió”. La frase atribuida a Groucho Marx apareció publicada y escrita de esa forma en un periódico de Nueva Zelanda, en 1873. Aunque la variación más conocida es la que remata con “tengo otros”, si nos acercamos a la personalidad múltiple de Pedro el Camaleón, cobra más sentido reconocer la maestría en la técnica del cambiazo que nos brinda el mayor tahúr político que ha conocido la tierna democracia española.

El mito del macho...

Para una mujer, el término empoderamiento tiene que ver con sentirse más fuerte y menos vulnerable. Por contra, el hombre nunca reparó en su posición de dominio. Por eso, cuando lo aprendido en casa y puesto en práctica con la novia o la parienta se vuelve dudoso, si resulta que ese lenguaje normalizado que hablamos entre nosotros no es correcto, si encima la costumbre de aquello que se intenta o se hace en el lugar de trabajo es delito, y si ahora sales por ahí con los amigos como siempre hiciste, pero incurres en actitudes ofensivas o directamente catalogadas como acoso o agresión sexual, entonces es que no has entendido nada de lo que ocurre.

"Odio y Fuego"

Los odiadores están de enhorabuena. En esta ocasión, un pavoroso incendio sirve de combustible para encender las antorchas enarboladas por pirómanos que habitan en nuestros grupos de whatsapp y aprovechan para echar más leña al fuego de las opiniones gratuitas.

Volver a pensar

La inasumible cantidad de información que manejamos merma nuestra capacidad de análisis crítico. Desde la más tierna infancia nos educan dentro de unos determinados marcos mentales y eso hace que generemos prejuicios y que vomitemos opiniones sobre cualquier tema como si fuéramos expertos cualificados. A la influencia que ejercen nuestros padres y el entorno en el que vivimos, se añaden las disciplinas académicas que modelan nuestra personalidad y la visión que tenemos del mundo.

Quién es Barbie

Pocos personajes de la infancia tienen ese poder de seducción. El relato de la muñeca princesita que viste su mundo de rosa es un icono global que se ha visto sometido a una traumática actualización. Y lo más impactante es que distintas generaciones se sienten identificadas con el proceso de destrucción de estereotipos caducos en virtud de una visión feminista que lo cambia todo.

Spain is different

Los sondeos cayeron por el barranco de la inutilidad y todo fue distinto a lo que se esperaba. Como siempre, las derrotas de los partidos son clavos ardiendo que sirven como excusa para continuar en el juego de una democracia que, para algunos, sufre una grave enfermedad, como el país entero; y para otros, demuestra su madurez y sigue fuertemente consolidada. Izquierdas, derechas y variadas especies autóctonas se han radicalizado, pero de forma impostada, y exageran sus posturas -las llaman ideologías- que deben estar muy alejadas las unas de las otras, por el obligado cálculo electoral.

"El Deváter"

Me confieso culpable de haber visto el cara a cara entre Camaleón Sánchez y Feijóo, el adusto orensano. Perdí la cuenta de los tics nerviosos de Sánchez que iba como ganador de antemano y se mostró entre aturdido y agobiado desde el comienzo de la refriega. Interrumpía constantemente a un Feijóo que no paraba de endosarle datos y más datos, un aluvión indescifrable que nadie recordará, al tiempo que sacaba papel y bolígrafo para firmar un pacto acordado con Felipe González en las semanas previas y basado en que gobierne la lista más votada con la abstención del opositor.

Arona tiene nombre de mujer

Tres mujeres de Arona, como la versión femenina de los tres reyes magos, que vienen a romper con esa tradición machista tan católica. Tres aroneras que van a regalarnos un nuevo tiempo político en nuestro municipio y harán olvidar muy pronto la oscura etapa del menismo.

Arona y el ocaso de Mena

No hay una sola Arona, sino muchas. Tal es la complejidad de un municipio fragmentado en barrios dispares que, aún con sus diferencias, sufren por igual a un alcalde que ha resultado nefasto para el municipio. La situación en Arona es insostenible debido al progresivo abandono perpetrado por Jose Julián Mena y su débil equipo de gobierno.