Buscar
domingo, 05 de febrero de 2023 00:26h.

Ejemplares

Estamos empezando un año trepidante, como todo lo nuevo, con intranquilidad, porque hay muchos acontecimientos a nivel global, estatal, autonómico e insular, que crean expectación o como mínimo tensión. La invasión de Ucrania por parte de Rusia es atroz, todas las guerras son desbastadoras, una vergüenza para la humanidad, que sigue utilizando la fuerza para apropiarse de cualquier tipo de interés personal, político, social, territorial o económico.

Berlusconi

Como se dice vulgarmente, el patio está alborotado, vienen elecciones y todo cambia. La mayoría de los políticos de repente salen a la calle, en muchos casos, algo novedoso para ellos, incluso se sorprenden porque empiezan a conocer la vida normal de los ciudadanos y no aquella utópica e idílica, que tienen asumida como verdadera desde sus cómodos despachos y que no tiene nada que ver con la realidad.

La Variante para adelante

Como siempre pasa en Tenerife, cada vez que hay que ejecutar una obra pública, se abre un debate estéril, enfrentamientos partidistas, juicios profesionales de distintos ámbitos contradictorios, posicionamientos ideológicos frentistas, para que la citada obra, la que sea, no se ejecute. La táctica es la de siempre, dilatar el tiempo todo lo posible, con artimañas varias y en algunos casos hasta esperpénticas.

Así nos va desde hace casi cuatro décadas, con la isla desvertebrada, en tres zonas totalmente aisladas, que parecen tres comunidades autónomas distintas, en un solo territorio insular. Aguantando resignadamente colas insufribles, a todas horas, en cualquier lugar, con un tráfico lento y desesperante, junto a los conocidos atascos irritantes, que inciden directamente en nuestra salud personal. 

 

A llorar pal monte

En los últimos años, se ha puesto de moda el concepto de “persona tóxica”, hay muchas definiciones, las podríamos resumir en ser pesimistas, con la  capacidad de trasladarlo a los demás; especialistas en crear conflictos, donde no debe haber alguno;    envenenar el ambiente que les rodea;  emponzoñar cualquier actividad o iniciativa a emprender; versados en hacer perder el tiempo a los demás;  incapaces de trasladar  la más mínima empatía; además de ser muy egocéntricos, sin parar de hablar de sí mismos; de sus méritos académicos o profesionales; sin posibilidad de admitir otra opinión que no sea la suya. ¡Bastaría más!  

 

2023

Nuevo año, aunque es una figura retórica, porque no cambia nada, en comparación al último día del año pasado, significando, quizás ingenuamente, en la conciencia popular, comenzar y afrontar nuevos retos, por cierto, que todavía no sabemos cuáles van a ser. Los entendidos en las distintas ramas de las ciencias, principalmente sociales, se han dedicado durante los últimos meses a presentar pronósticos de todos los colores, negros, blancos o grises. Nunca coinciden en un argumentario común, que sería lo lógico y creíble, porque cada cual, son humanos, impregnan sus predicciones, aderezándolas con los ingredientes ideológicos, partidistas o interés particulares, que los mueven como hilos de una marioneta.

Contenedores y casas de madera

Muchos políticos y no algunos, sino la mayoría, toman decisiones, pensando, que los ciudadanos somos unos simples mentecatos y además, llegando a creérselo verdaderamente. Desvían la atención sobre los problemas importantes, que nunca quieren afrontar, para centrarse en los urgentes y sencillos, haciendo declaraciones rimbombantes, que no tienen ningún contenido y por último, intentan con toda desfachatez, dar la vuelta a la realidad de los hechos, culpabilizando a los demás de sus propios errores. Sin querer hacer ninguna comparación, ni señalar a nadie en particular, ni en plural, me acuerdo de una frase del poeta Antonio Machado, que dice,” la verdad es lo que es y sigue siendo verdad, aunque se piense al revés”.

 

Rueda de Prensa

Hay una canción de Alejandro Sanz titulada “Todo sigue igual” diciendo textualmente “y volviendo la mirada amigo, no consigues nada, no te separes, no hay motivo, todo sigue igual”. Es lo que pasa en Tenerife, desde hace casi cuarenta años, soportando unas colas molestas e inaguantables. Nada cambia, es como si el tiempo no pasara, sino que se mantuviera estancando o mejor dicho, atascado.

Colas endémicas

Nuestra querida isla, cuenta con muchos endemismos, que en biología viene a indicar, que una especie, vegetal o animal es limitada a un ámbito geográfico reducido y que no se encuentra en ninguna otra parte del mundo. Pasa a nivel global, es muy normalizado, además, recomendable al máximo, proteger este tipo de especies, por el peligro de extinción que pueden sufrir.

Infamia a La Palma

Los políticos con responsabilidades de gobierno actúan, hacen lo que pueden o quieren, otra cosa, es calibrar si lo realizan correctamente o por el contrario, ejecutan verdaderas chapuzas.  Habría que analizar, con detenimiento, que producen los gobernantes, para lograr determinados resultados y a través de que medios lo hacen. La Administración, es el aparato burocrático, a través del cual se implementan las políticas públicas, donde hay que destacar el papel clave de los funcionarios, su indudable y demostrada capacidad para modular las distintas actuaciones, según sus intereses corporativos o las exigencias del entorno. Es decir, cuanto más mediocre es el político que está en el cargo, más empoderado se hace y siente el empleado público, generalmente con altas responsabilidades, que actúa como un reyezuelo de un reino de Taifa, que es el Servicio Administrado que dirige, ante la ignorancia supina de su superior gubernativo. 

 

Decir la verdad duele

Hay miedo escénico e interesado, para retratar la problemática que padecemos en Tenerife, sufriéndola cotidianamente. Hay personas, del mundo de la política o de la empresa, que piensan que no es adecuado trasladarlo a la ciudadanía, que lo mejor es estar callado y buscar soluciones secretas, en despachos escondidos, pasillos oscuros o comidas más o menos camufladas.

La trola de Transición Ecológica

En las últimas semanas, el Consejero de Transición Ecológica y demás cosas del Gobierno de Canarias, en su periplo triunfal, junto a su comitiva, por Madrid, Bruselas y Egipto, donde parece ser, que se han quedado obnubilados y hondamente impresionados, por su alentadora exposición y la eficacia de su Consejería, a la hora de conseguir la descarbonización de un territorio en 2040, antes que en cualquier parte del planeta, ha demostrado que Canarias, se puede convertir, para nuestra desdicha,   en irrisión generalizada, por la imaginación ecologista,  infantilizada e incumplible temporalmente. Están dando un espectáculo lamentable, no sólo en Canarias, a la que le están haciendo un daño irreparable, sino en el exterior. 

 

Piratas en Tenerife

En la sociedad relativista, frentista en que vivimos y sensiblemente emotiva, sobresale el salvarse quien pueda individualmente o imponer criterios, pensamientos e ideologías a los demás, de forma autoritaria. Prevalece el egoísmo, la conveniencia particular, con el agravante, que lleva el impulso de imponerlo como dogma de conducta y lo que es peor, de obediencia. La libertad personal se desdeña, porque lo que se quiere implantar el concepto de rebaño, como conjunto de personas que se mueven gregariamente o se dejan dirigir en sus opiniones o gustos, tratando de que nadie piense y actúe por su cuenta, porque sería un verdadero peligro para el control social que se pretende. 

 

Adicción al pesimismo

Desde el comienzo de la COVID-19, se ha instalado en todos los ambientes y también, a nivel personal, un catastrofismo, unas veces con razón y la mayoría, sin explicación. Ni todo está tan mal y por supuesto, tampoco estamos viviendo un tiempo boyante, aunque verdaderamente superador, porque lo estamos demostrando todos los días. No pasa sólo en nuestras islas, es un fenómeno global, consecuencia, una vez, de la imposición de un pensamiento único, que tiene como objetivo, instalar en la medula de la sociedad, el miedo, para de esa manera controlarla mejor.

El tren se paró

Lo de dilatar el tren en Tenerife es vergonzoso, a la vez que indignante, por no calificarlo directamente como una traición a la isla, que es lo que ha sucedido ciertamente. Lo venimos advirtiendo desde hace casi cuatro años, desde el comienzo de la actual Legislatura y tras la moción de censura, que dio el poder del Cabildo al POSE y Ciudadanos, con apoyo externo de Podemos-Si Se Puede. Estos últimos, han dicho que no al tren aquí, pero en Gran Canaria, son los abanderados del proyecto.

Extraños en un tren

Fue el título de una película del año 1951 dirigida por Alfred Hitchcock, podemos y nunca mejor dicho, hacer un paralelismo con el título, para volver a destacar, que los morados populistas, están estrangulando el crecimiento económico, el desarrollo social y la sostenibilidad en Tenerife, con su rechazo al tren.

Despotismo Ilustrado

Hay muchas formas de vivir, de hacer frente a los acontecimientos o de responder a las circunstancias más variadas que se presentan. Cada cual tiene la libertad de hacer lo que crea más conveniente, dentro del respeto a los demás y a las normas de convivencia establecidas. Molestar lo menos posible, es una posibilidad cierta de concordia social.

Reluciente

Es necesario concienciación y contundencia, para acabar con el incivismo reinante en la retirada de basura, residuos o escombros, que están convirtiendo a Tenerife, en un vertedero sucio, feo, pestilente. En la mayoría de los casos, es consecuencia de la economía sumergida, disparada y sin freno, que se visualiza en nuestras calles y que tanto daño hace al empleo legal, al sector de la construcción profesionalizado, a la seguridad y salud en el trabajo, a la garantía de las obras de reforma o rehabilitación, así como a la aportación solidaria de todos, para mantener los servicios públicos esenciales. 

 

Complejo tinerfeño

El equilibrio regional, en un Archipiélago como el nuestro, tiene que venir dado por el trato respetuoso, además de digno a cada isla, donde cada cual debe ser considerada, en todos los ámbitos, según sus necesidades y principalmente, por las urgencias que demanda. Por eso, cuando apostamos por la simetría en Canarias, se debe entender, dar a cada isla lo que necesita, sin tener, por obligación, que hacer contrapartidas en lo mismo con las demás. Siempre se ha dicho, que cuando en una familia hay varios hijos, cada uno, tiene sus particularidades, que obligan a un comportamiento diferenciado, que no significa ningún privilegio o desprecio, sino precisamente, todo lo contrario, justicia verdadera. Para entendernos fácilmente, hay que dar más a quien menos tiene y entregar menos al que más disfruta y así se va igualando.

 

Pobre Tenerife

Voy a escribir sobre Tenerife, antes que nada, aviso a navegantes, estómagos agradecidos o puristas, para avisarles que todo lo que se exprese en este artículo, tiene la única finalidad de potenciar, defender y engrandecer a nuestra isla. Si enseguida les entra urticaria a los felones o miembros de la quinta columna, conformada tanto por políticos, como periodistas, funcionarios, ecologistas o empresarios de aquí, por cierto, aunque, ellos no lo crean o sepan, conocidos con nombres y apellidos, que se tomen el correspondiente antihistamínico, porque ya es costumbre que, cuando se levanta la voz por lo nuestro, sin miedo ni complejos, enseguida se revuelven encrespados y aprovechan para tildarme de insularista. Por cierto, denominación que no me disgusta ni avergüenza en absoluto, al contrario, la defiendo como una realidad que se quiere enmascarar dentro de lo políticamente correcto, ignorando, adrede, que somos un Archipiélago en el Atlántico medio, donde el hecho insular es nuestra característica esencial y definitoria como territorio.

Construcción Inteligente

El sector de la construcción siempre ha sido estigmatizado por muchas razones, la más de las veces, injustamente, principalmente por motivos ideológicos, intereses electoralistas o envidias solapadas. En otras ocasiones, hay que reconocer cierta razón, porque como pasa con cualquier otra actividad económica, también se cometen errores o se hacen las cosas mal. Pero el baremo final siempre es positivo, por una sencilla razón, porque la construcción es vida, nos acompaña desde que nacemos hasta que morimos, haciendo nuestra vida más confortable y digna. Lo fácil es culpabilizarla de todos los males habidos y por haber, lo difícil, es reconocer su aportación decisiva a la riqueza social o al progreso en un territorio determinado. 

 

Empresa Pública La Palma

Los palmeros, históricamente, se han enfrentado a situaciones difíciles, siempre han tenido capacidad de superación, demostrándolo en la propia isla y también, con la emigración, en el propio Archipiélago Canario o en cualquier lugar del mundo donde han tenido que desplazarse, con un emprendimiento basado en el esfuerzo, acompañado del trabajo continuo, sin desfallecer, aportando iniciativa operativa. Es una verdad incuestionable, porque el triunfo profesional siempre los ha acompañado allí donde han comenzado una nueva actividad, muchas veces desde la nada, contando sólo con el ímpetu personal y las ganas de conquistar lo que buscan. 

Zafarrancho de limpieza

Tenerife, igual que las demás islas del Archipiélago Canario, está sucia, en el sentido literal del término. Da vergüenza y sonrojo, pero es verdad, perfectamente comprobable a simple vista. Por todos lados, en cualquier municipio, ciudad, pueblo, barrio, paraje natural o zona costera, montes y barrancos, calles, plazas, avenidas, parques, espacios públicos, polígonos, carreteras. Es un mal generalizado, cada vez más abundante, preocupante y peligroso, no sólo desde un punto de vista  sanitario, que ya tiene su importancia por sí mismo, sino también, de una falta de concienciación ciudadana, donde hay que incorporar la solidaridad y la implicación activa y efectiva, del vecino o residente del lugar que corresponda.  

 

Salvar Tenerife de los salvadores

Nuestra ínsula urge una operación quirúrgica, su precario estado de salud lo requiere. Hay que salvarla, la pregunta que viene a la mente es de quién o de quienes, la respuesta es sencilla, ni más ni menos, de los que se proclaman salvadores de la misma, los autodenominados ecologistas y llamados popularmente noistas.

Activistas Tóxicos

Terminamos esta trilogía veraniega dedicada a los noistas, donde hemos pasado del reino vegetal, con las sandías, al reino animal, con los camaleones y por último, al reino humano, con los agitadores profesionales. Recordamos siempre que son esos ecologistas de despacho, con aire acondicionado, moqueta, coche oficial, buenos sueldos, generalmente funcionarios y políticos en activo, excedencia o jubilados que, desde una altura ética, donde ellos mismos se han subido sin vértigo ni vergüenza, pero con excesiva arrogancia, se ven investidos de no sé qué supremacía moral, sin legitimidad popular, pero con mucha altivez.

Camaleones

La semana pasada escribí un articulo titulado “Sandias”, que sinceramente no esperaba que tuviera tanta repercusión, aceptación y conformidad con lo allí expresado, por ser un tiempo de asueto y en pleno mes veraniego, pero la realidad es sorprendente, porque mucha gente se sintió identificada, por un lado, con lo que se expresaba, aprobándolo totalmente, lo cual me reafirma en lo escrito y otros, porque desenmascarados, quedaban descubiertos o enfadados, pero eso es su problema.