');
Buscar
sábado, 02 de marzo de 2024 00:00h.

Concordia entre el Cabildo y La Laguna

Cuando hay buenas noticias hay que destacarlas, porque no abundan tanto como debería pasar. La presidenta del Cabildo de Tenerife se ha reunido con el alcalde de La Laguna y entre los temas tratados, como no podría ser de otra manera, fue pactar la resolución de la problemática de movilidad viaria en la zona.

Restar

Se acaban de celebrar las elecciones autonómicas en Galicia y fuera de cualquier otra consideración, que podrían ser muchas, ha llamado considerablemente la atención, el escaso apoyo a Yolanda Diaz, vicepresidenta del Gobierno de España, líder del Movimiento Sumar, que se autodefine textualmente como “el instrumento para confluir con todas quienes compartan el horizonte de país. Se trata de escuchar, dialogar y construir juntas un proyecto ciudadano para la próxima década”. Además, poniendo también como premisas la “escucha, diálogo, ilusión, esperanza, futuro”, ya que quieren “organizar la esperanza para que el nuevo país se abra paso” porque según ellos, de lo que parece que están convencidos, es que “podemos ser un país con trabajo decente y mayor igualdad, líder en una transición ecológica justa y vanguardia feminista y del conjunto de derechos y libertades. Podemos ser un país del cual estar orgullosos”. 

 

Reclamar con brío

Pedir, exigiendo con derecho o con instancia algo debe ser una obligación, como mínimo ética, ante cualquier atropello, despropósito, incapacidad o abuso de la autoridad constituida en el entorno que sea. Conminar lo que corresponde es de justicia que nunca debe obviarse, porque no se puede hacer dejación ya que sería darse por vencido. 

Protestar es saludable

Rebelarse, entendido como oponer resistencia ante cualquier injusticia es lícito, además de aconsejable, porque no se puede permitir la tropelía ni mucho menos aceptarla resignadamente. El abuso de poder es sencillamente un atropello a la dignidad de la persona y en el ámbito económico una injusticia mayúscula.

Vivienda necesaria

Escribir sobre vivienda es referirse a un derecho constitucional, una necesidad primaria y la búsqueda de cobijo personal o familiar. En Canarias, la construcción de vivienda pública ha sido un repetido fracaso histórico. Se ha prometido mucho, promocionando menos que nada. Eso sí, firmarse convenios, acuerdos entre distintas administraciones, estatal, autonómica, insular y local, ha sido una constante que siempre se ha quedado en eso, en el papel, la foto y después el café correspondiente. 

Hartos de la burocracia

Repetir repitiendo, puede interpretarse como latoso, no cabe duda de que se da el caso en muchas ocasiones, pero también tiene un aspecto positivo, que gana con diferencia al nocivo, cuando se trata de mantener en vilo una cuestión que nunca se debe olvidar.

Tenerife plural

Caminar, en el más amplio sentido de la palabra es vivir, significa moverse que, por cierto, tiene una importancia fundamental según la dirección que se escoja. Puede avanzarse cometiéndose errores, tropezando una y otra vez, equivocándose adrede o sin darse cuenta o lo que es peor, entregarse vencido sin afrontar lucha alguna. Así no se puede estar. Por el contrario, también se transita por la vida con optimismo, ganas, empeño y con el brío suficiente para saltar muros que pueden aparentar imposibles de sortear. Es el sentido de la vida.

Yolanda

Silvio Rodríguez y Pablo Milanés, han sido los dos cantautores más reconocidos de la  Nueva Trova, un movimiento de música que surgió en Cuba durante la década de los años sesenta del siglo pasado, que tuvo sus raíces artísticas en la trova tradicional de la isla caribeña, con la especificidad, por lo menos en un primer momento, de caracterizarse por su componente combativo y eminentemente político, aunque con el paso del tiempo, fue convirtiéndose en una aportación exquisita de música de calidad con mucho sentimiento. La canción “Unicornio azul”, de gran belleza poética y estilística la escribió Silvio Rodriguez, recordando a su amigo salvadoreño Roque Dalton, que era un poeta salvadoreño revolucionario de la época. Quizás su más conocida y escuchada melodía. Pablo Milanés, también tiene una balada que lo identifica sobremanera, es emblemática, se llama “Yolanda”, compuesta en 1970 en honor y dedicatoria a su pareja que acababa de dar a luz a su hija.

San Borondón

Dicen que existe un Archipiélago situado en el Atlántico medio, donde hay una isla donde todo es perfección. Excelencia máxima. Cuenta con una economía saneada, un nivel de vida inigualable, teniendo una belleza que la hacen tan atractiva, que todos los años recibe a visitantes provenientes de todo el mundo, entusiasmados para vivir o visitar temporalmente, un lugar paradisiaco.

Tenerife es fuerte

Se ha denominado históricamente, a grandes rasgos, “leyenda negra”, a los significados negativos, con demasiada carga propagandística que, contra España, principalmente, por escritores ingleses y holandeses, empezaron a llevar a cabo a partir del siglo XVI, para desacreditar política y de paso económicamente al Imperio español de entonces, con el fin de aminorar su prestigio e influencia internacional, proyectando imágenes negativas e infundadas desde todo punto de vista o racionalidad. Pasado el tiempo, se amplió esa nocividad a todo lo que tuviera relación con nuestro país, afectando a la integridad de ambientes, saberes o actividades, encontrando, además, áureos seguidores dentro de nuestras fronteras, que seguían y actualmente también lo hacen gustosamente, desacreditando y quitando valor a lo propio. El hispanista británico Henry Kamen, se puede decir que aclara, meridianamente la cuestión tratada, cuando dijo que "la leyenda negra es una frase para los que no quieren estudiar la historia de España".

Vivienda digna

El artículo 47 de nuestra Constitución ratifica de manera contundente que “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.

Humanizar la economía

La búsqueda de modelos más humanos para la gestión de la economía en general y de la empresa en particular, en todos sus ámbitos, tiene que convertirse en la prioridad a conseguir, poniendo a la persona como la autora, el centro y finalidad, dándole la importancia que tiene como base, acción y objetivo de la actividad económica. De ahí sale un rendimiento mayor del tejido empresarial y de los trabajadores, beneficiando a la entera sociedad. No todo vale, ni todo es conveniente, pero tampoco es admisible una permisividad que desinfle el esfuerzo que hay que hacer en cada momento, para sacar adelante lo que tiene que salir sin falta ni demora alguna. Hay que mantener en vilo la ocupación que se tenga entre manos, la profesión estudiada o ejercitada, la tarea encomendada, la labor insustituible y el trabajo continuo.

 

Burocracia Turbadora

Seguimos, lamentablemente, en la dinámica dañina de soportar una burocracia perjudicial, tanto para el ciudadano como para el empresario. No hay manera que arranque, es más, sólo está para estorbar. En si misma es una aberración, manifiesta en su continua anomalía e imperfección persistente. Es que no sirve absolutamente para nada, bueno, para estorbar si es eficiente, siendo sinónimo perfecto de nulidad manifiesta.

Valentía y unidad por Tenerife

Un año nuevo con ganas de vencerlo, con el convencimiento certero de que vamos a ganar las batallas que seguro se nos van a presentar, es la mejor disposición, anímicamente, que tenemos que interiorizar, para después aplicarla a la convivencia concreta. Seguir adelante con fortaleza, ya es una victoria, porque significa vigor en lo que pensamos, instalando positividad; hablemos, aportando tranquilidad y obremos, para hacer todo no sólo bien, sino mejor, con excelencia. No se puede olvidar que la misma fortaleza, es una virtud cardinal, consistente en vencer el temor y huir de la temeridad. Es un verdadero atrevimiento, que lleva implícita energía provechosa, por lo que hay que asumirlo como el reto para enfrentarse a las dificultades con decisión.

 

La construcción empuja

Siempre se ha dicho, con razón, que la industria de la construcción es el motor de la economía, haciéndola funcionar dinámicamente, potenciando, a su vez, el sistema productivo desde los cimientos, sirviendo, además, como locomotora que arrastra a los demás sectores económicos. Es la base estructural sobre la que pilota todo el engranaje societario, creando riqueza social, bienestar, mayor calidad de vida. Es irrebatible, sin duda alguna, porque desde que nacemos hasta que nos vamos, estamos amparados por la construcción, que nos resuelve la existencia, así de claro y auténtico.  

 

"Unidad por Tenerife"

No es la primera vez, que hacemos un llamamiento por la unidad de acción en beneficio de los intereses generales de la isla de Tenerife, han sido constantes durante los últimos años, porque es imprescindible para progresar. Sí, hay que decirlo en voz alta, nuestra isla tiene que mejorar muchísimo y para conseguirlo, la esencia es ir conjuntamente. 

Se acabó el año

Para lo bueno, porque siempre hay cuestiones a celebrar, cosas bien hechas, acontecimientos irrepetibles, vencimientos, especialmente personales, también, en las distintas esferas vivenciales, como en el entorno profesional. Sin duda, llegados los últimos días, siempre hay que darle gracias a Dios, por haberlos vividos, disfrutándolos.  También, de alguna manera, tomando esta expresión del mundo del cine, nos hemos enfrentado al lado oscuro, a lo escabroso, malo, a las contrariedades, más frecuentes de lo que cada uno quisiera, incluso algunas muy amargas, es claramente lo que podemos denominar con total acierto, la pelea por la supervivencia. 

 

"Yo Sigo"

En los años setenta del siglo pasado, un humorista argentino llamado Joe Rigoli, triunfó en la televisión, con enorme popularidad, en programas de entretenimiento, sobre todo, porque sus actuaciones terminaban siempre con la famosísima frase “yo sigo”.

Entereza empresarial

Hablar o escribir sobre los empresarios no es cansino, todo lo contrario, una obligación ética. Después de publicado un artículo la semana pasada, en este mismo medio de comunicación, haciendo un elogio al empresario o a la empresaria, he recibido muchas muestras de agradecimiento, las cuales agradezco profundamente, porque fue realizado con la conciencia clara de un deber por cumplir. Como se suele decir popularmente, casi siempre aparecen como los malvados de la película, sufriendo generalizaciones injustas, cuando la realidad es que tienen una función principal, no sólo constitutiva del ordenamiento económico, sino una influencia determinante y directa en la vida social y ya no digamos en su competencia empleadora, donde miles de trabajadores y trabajadoras o núcleos familiares, encuentran el sustento básico para sostenerse económicamente. 

 

Elogio al empresario/empresaria

Cuando se menciona la palabra empresario/empresaria, por experiencia personal o por haber tenido la fortuna de lidiar con ellos, de manera directa, constante y diaria, durante ya más de tres décadas, lo primero que me viene a la cabeza, es definirlos con una palabra que engloba todo su quehacer y que es con letras mayúsculas, VALENTÍA, entendida como la acción material o inmaterial, esforzada y vigorosa, que en muchas ocasiones parece exceder a las fuerzas naturales personales.  No es fácil aventurarse en la creación de una empresa, definida como unidad de organización, dedicada a actividades industriales, mercantiles, prestación de obras o servicios, con fines lucrativos.

 

Sí, carreteras, sí

Seguimos en la misma línea de siempre, defendiendo a Tenerife, con total independencia, ni servidumbre alguna, ni a nadie, ni a nada. Las colas se acabarán, cuando se ejecuten las obras de carreteras, que la isla reclama y requiere, pero que la mayoría de los políticos insulares, son incapaces de implementarlas. No vale quedarse en experimentos, más o menos graciosos o actuaciones más simbólicas, que realistas o efectivas, porque literalmente, se está tomando el pelo a la ciudadanía. Una burla permanente.

La rambla de La Laguna

En Tenerife, estamos, como siempre, en el permanente debate, perdedor de tiempo, trabajo y energías, sobre las colas, atascos o carreteras. De ahí no se pasa, se habla mucho, más de la cuenta, en cambio, no se hace casi nada. Tenemos una isla sobradamente planificada y como paradoja, pobremente ejecutada. Invariablemente, se anuncia lo que se va a emprender en un futuro, que se ve, más a largo plazo, que cercano. No es precisamente, lo que demanda y necesita la isla, hay que cambiar el orden preferencial, a saber, realizar más, teniendo la boquita más cerrada, porque así, ni entran moscas, ni se dicen desatinos.  

 

Curar la cicatriz lagunera

Nuestra Ciudad Patrimonio de la Humanidad está sangrando, tiene una cicatriz larga, rompedora en su unidad territorial. Es el paso de la TF-5 que la divide. No se ha querido, sabido o podido sanar por motivos varios, entre ellos, siempre lo decimos y se repite constantemente en Tenerife, la isla discutidora por excelencia, porque prevalecen más los egos, vanidades y soberbias de algunos políticos, imponedores a toda costa de sus tactismos, junto a estrategias de partidos o empoderamiento de algún que otro funcionario, por encima, del interés general. 

Colas camufladas

La semana pasada, escribí un artículo, contando la odisea que tiene que sufrir todos los días, una joven que vive en el Puertito de Güímar y trabaja a tiempo parcial, cuatro horas, en La Laguna. Recorrer esa distancia de 28,8 Km, que en un vehículo se hace, aproximadamente, en 31 minutos, en guagua, se tarda una hora y media, porque se pasa por Candelaria, la Terminal de Santa Cruz, para llegar finalmente a la Terminal de La Laguna y coger el tranvía para plantarse en el centro de la Ciudad.

¿GUAGUAS O COCHES?

Les cuento un sucedido, bastante gráfico y elocuente, sobre la movilidad viaria en nuestra isla. Tengo la autorización expresa de los implicados, precisamente me lo comentaron, para que les diera voz, haciéndolo público. Lo agradezco mucho, porque demuestra, la empatía de la inmensa mayoría de los ciudadanos, con lo que venimos defendiendo, luchando y exigiendo, desde hace cuatro décadas, es decir, contar con las infraestructuras básicas o estructurales en carreteras, aeroportuarias, hidráulicas, equipamiento comunitario, que Tenerife demanda y necesita.