');
Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 01:56h.

"No me comas el coco, solo tengo uno"

¿Te acuerdas cuando comenzó la guerra de Rusia y Ucrania y Pedro Sánchez fue allá arreglarlo colaborando especialmente con armamento? Jamás podrás acabar con una guerra contra un poder tan grande cómo Rusia y ojalá esté equivocado, porque con las armas, jamás encontrarás la Paz.

La cuestión es que últimamente el presidente de España Don Pedro Sánchez está un poquito preocupado o es la sensación que tenemos muchos de los que desgraciadamente tragamos información nacional, pero cada persona es responsable de sus opiniones y no de cómo las demás personas las entiendan.

Los socialistas, especialmente Pedro Sánchez están preocupados por hacer feliz a Puigdemont y su ejército de catalanes separatistas, aunque tal vez será un paripé porque todo el pescado político está vendido, porque las palabras de come cocos, están más que exprimidas, que hasta incluso escuchamos menos veces las palabras "Todas, todes, todos, ministros y ministras, ellos y ellas y un sin fin de palabrería barata de simplones convencidos de ser los más sabios" y al final son palabrerías para hacer pasar el tiempo, porque son cuatro años de mandato y algo habrá que hacer, aunque sea decir gilipolleces.

¿Cómo es posible que un partido político cualquiera pueda hacer un pacto con alguien que lucha por separarse? ¡Venga!, que alguien me lo explique. No me coman el coco que solamente me queda uno y además con las neuronas justas para pasar el día de la mejor forma posible, porque no tenemos edad para perder el tiempo y aunque no quieras, alguien nos hará perder el tiempo un poquito. ¿Qué pasó con Jordi Pujol & family?, ¿Es agua pasada? 

Una España dividida entre socialistas, populares, catalanes, vascos, africanos, sudamericanos, fulanos y menganos donde todos van de expertos diciendo lo que todos sabemos como si hubieran descubierto la pólvora y por no hablar de los simplones que no votan porque no creen en los políticos como si ellos fueran dioses, pero justamente no van a votar porque viven mejor que los dioses, rascándose los huevos en la playa el día de las votaciones esperando que los demás voten por el partido político que más le gusta para luego seguir alardeando de forma tóxica.

No me comas el coco que tengo uno solo y no te voy a contar mis penas que con las tuyas tienes bastantes y además vinimos en una sociedad repleta de idiotas envidiosos que son felices con el sufrimiento de los demás para tapar los suyos propios. Creo que me he despachado bien en este artículo. Que Dios te bendiga y perdone las molestias y gracias por la atención prestada.