Buscar
viernes, 12 de julio de 2024 11:40h.

Hablamos con Elso Bayón, un cubano en Tenerife

Elso Bayón
Elso Bayón

Sol del Sur desea compartir un poquito de tertulia con Elso Bayón de Sancti Spíritus en Cuba, un hombre excelente y simpático, con una actitud positiva, puro ejemplo a seguir, para que la salud mental tenga una nota con Matrícula de Honor. Elso Bayón llegó desde Cuba a Tenerife hace aproximadamente veinte años, cuando todavía Cuba tenía productos en los supermercados, pero los más inteligentes ya estaban sintiendo que el barco estaba navegando con dificultades.

Elso Bayón trabajaba con el Gobierno cubano en el departamento de Recursos Humanos y desde este lugar, estaba mucho más cerca de los problemas que se avecinaban y no se equivocaron. Elso Bayón llegó a Tenerife y comenzó a trabajar de socorrista, pero actualmente ya está preparando la jubilación.

Estuvo en Cuba hasta hace una semana aproximadamente y llega desde Sancti Spíritus, después de estar cuarenta y cinco días solucionando documentación personal, pero llegó nuevamente a Tenerife con ese sabor agridulce porque aunque tengas dinero en Cuba, tienes la obligación de comprar informalmente, algo increíble, que nos demuestra una vez más la maldad humana, pero estamos refiriéndonos maldad humana en el mundo entero. Desgraciadamente, un hombre puede estar con una chica de compañía tres días por diez euros, que podría equivaler al sueldo de un mes. Actualmente, las farmacias están prácticamente sin medicamentos y no existe la clase media, porque en Cuba, estás arriba o estás abajo como está pasando en Venezuela y tal vez en España ocurra esto tarde o temprano, aunque será difícil porque pertenece a Europa, pero jamás podemos decir, de esta agua no beberé.

Muchos españoles suelen ir a Cuba para operarse con cirujanos privados de problemas de la columna, por ejemplo en hospitales militares como hizo su primo de Gran Canaria, por solo quinientos euros y la misma operación con cirujanos privados en España, puede llegar a costar nueve mil euros. En el terreno militar o del gobierno en general, obviamente viven con el más alto nivel, pero todos los muros terminan cayéndose o porque no queda más muro y así ha sido la vida siempre, unas veces estamos arriba y otras veces estamos abajo.

Podríamos seguir compartiendo muchísimas vivencias de Cuba, pero vamos a dejarlo aquí. Permanezcan a la espera. Perdonen las molestias y gracias por la atención prestada.