');
Buscar
martes, 23 de abril de 2024 00:00h.

Mejor divertirse con la Danza de la lluvia

El sacerdote de Algeciras que bendice a los niños con una pistola de agua se hizo viral en las redes sociales y confieso que tiene que ser simpática la situación de verse en la Iglesia con este sacerdote vanguardista chingando a los fieles cristianos e incluso a los No creyentes que están ahí obligados por las normas de las primeras comuniones de sus hijos. Pero más simpático tendrá que ser bailar la danza de la lluvia cómo hacían nuestros antepasados los indios bailando con cantos que limpian las Almas tóxicas y confieso que a veces suelo practicar este canto de los indios apaches a solas o acompañado para echar toxinas pa'fuera y la verdad que nos echamos unas risas.

Pero al mismo tiempo que en muchos lugares del mundo rezamos o hacemos procesiones para pedir al Jefe Supremo que nos traiga la lluvia cómo en el caso Arona de Tenerife, muchos aviones están sobrevolando los cielos echando unos polvos químicos con permiso de los que planifican nuestro futuro por aquello del cambio climático y sin olvidarnos de las avionetas que en otras partes del planeta están fumigando con insecticidas o abonos para la tierra de los agricultores.

 

danza-lluvia(1)

¡Por cierto!, ¿Cómo les irá a los pobres agricultores y ganadores? Pregunto por qué llevo tres días desconectado de las noticias de televisión. Para no desviarnos del tema de la lluvia que nos trae el agua Bendita que chinga el cura por arriba y por debajo, recordarte que somos Agua y justamente todas las aguas fecales llegan al mar, porque repito que somos Agua y a las personas podemos compararlas con los ríos que arrastran la vida mientras lleven agua hasta el mismo mar, que es la muerte. Cuando tragamos información de todo tipo y formas, llegamos a la conclusión de que a la raza humana también podemos compararla con las perchas de los armarios porque coincidimos en que la raza humana y las perchas están colgadas hasta caer con el tiempo en ese lugar donde todos iremos y absolutamente nadie sabe dónde es, ni cómo será dicho lugar.

Aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre la Danza de la lluvia y la Danza del vientre donde metemos las garbanzas que producen el gas metano y en la próxima carta comparto las diferentes formas de disimular cuando disparas dicho gas metano en la calle. Perdone las molestias y gracias por la atención prestada.