');
Buscar
miércoles, 21 de febrero de 2024 15:56h.

Pedro Sánchez, Puigdemont y las albóndigas

Sánchez y Puigdemont
Sánchez y Puigdemont

¿Cuál es el mayor problema de Pedro Sánchez?, ¿cumplir con el pacto con Puigdemont y los separatistas para seguir siendo Presidente de España o solucionar los infinitos problemas que tiene España? los pactos hay que cumplirlos y Puigdemont amenazó a Pedro Sánchez que si no cumple hará pacto con el Partido Popular y punto pelota. Para que Pedro Sánchez lograra ser Presidente de España en las últimas elecciones, tuvo que pactar con Puigdemont, un catalán que está en Bruselas huido de la justicia y los medios de comunicación nacionales e internacionales, especialmente los comprados están dando bombo un día sí y otro también con la matraquilla para lograr la amnistía, para después pasar al Plan B, la independencia.

Por este motivo, los millones de afiliados al P.E.B.T., el Partido de Expertos de Bares y Terrazas, sumando a los millones de enganchados del P.E.R.S., el Partido de Expertos de Redes Sociales, están desorientados, confundidos, alucinados, perplejos, flipados y los más inteligentes preguntándose a sí mismo, ¿Qué está pasando?, ¿esto es verdad? 

 

Albondigas con tomate
Albóndigas con tomate

Preguntamos a un experto en sicología social del P.E.B.T., si podría explicarnos un poco porqué la gran mayoría de la sociedad está ignorando totalmente los infinitos sucesos bélicos, por ejemplo nacionales e internacionales y su respuesta fue salir de la rotonda simpáticamente hablando de las albóndigas. Según el experto en sicología social, las albóndigas tienen algo especial y si por casualidad conoces alguna persona que no le gusten las albóndigas, aléjate de manera urgente porque "las personas a las que no les gustan las albóndigas, no son de fiar".

Además, aprovechó para compartir la forma de comerse las albóndigas y comenta que podemos comerlas solas y tristes, pero la soledad con servicio veinticuatro horas siempre fue muy triste y aconseja acompañar las albóndigas con papas fritas o arroz blanco. ¿Les gustarán las albóndigas a Pedro Sánchez y a Puigdemont? 

Esto sí, es una duda más grande que el problema de la independencia y seguramente más de un lector estará diciendo que este artículo es una gilipollez y tiene razón, porque esta gilipollez es el fruto de las gilipolleces anteriores que estamos tragando todos los p. días. Me encantan las albóndigas.