Buscar
martes, 28 de mayo de 2024 00:29h.

El perro la mordió en el culo. ¿Y?

Todavía podemos ver algunos perros de gran tamaño sueltos en algunas playas donde más personas están felices tomando el Sol relajadamente y sus dueños o responsables tan tranquilos y felices nadando y pensando que los demás están hablando bonito de él porque tiene un perro precioso cuando lo que estamos diciendo es que son unos gilipollas, pero la pena es que no pase ningún Policía Local en esos momentos para que le mande una buena receta a esos dueños irresponsables, porque desgraciadamente es la única manera de que aprendan a respetar a las demás personas.

Muchos no logramos comprender cómo algunas personas son capaces de besar a sus perros en sus mismas bocas con lengüetazos inclusive, pero obviamente respetamos esa locura y cada uno está en su sitio.

Es curioso que después de que algún perro muerde o mea encima de una toalla, el dueño del perro viene con la misma frase de siempre, ¡Perdona!, luego está la frase babosa y repetitiva de los simplones que dice, "Los perros son mejores que muchas personas" y nos sueltan esa frase pensando que han descubierto la pólvora, ¡Váyase a la mierda! Después está el recuerdo de aquella vez que iba subiendo al Roque del Conde en el Municipio de Arona de Tenerife y un señor que bajaba con dos perros grandes sueltos, uno se acercó a mi pantalón de deporte, pegó su boca para olerme y me dejó todo el pantalón lleno de asquerosa baba, ¿Y? ¡Perdón!, ni perdón ni hostias, cuando tienes perros hay que ser responsables sin olvidar que en este mundo hay más gente. Incluso hay hoteles solamente para adultos y prohíben a los niños, porque saben que hay padres idiotas que no controlan a sus hijos aunque estén gritando y tirando piedras a la piscina. En fin... Aquí lo dejo.

Perdone las molestias y las palabras mal sonantes y gracias por la atención prestada.