');
Buscar
lunes, 04 de marzo de 2024 18:59h.

Receta de bocata para niños con nivel

Bocata de jamón 102657(1)
Bocata de jamón

La receta de bocatas para niños con alto nivel es muy fácil, porque simplemente debes tener dinero sin entrar en detalles del tema de la disciplina. Lo primero que hay que hacer es sentarse en una terraza de un restaurante, viendo a unos niños el día diez de octubre porque no hay clases por el calor que puede matarnos y estos niños no van a estar solos en casa y un padre afortunado con la disponibilidad de ser libre, se lleva a sus niños para tenerlos controlados y que no les pase nada.

Llega el camarero y los niños piden dos bocadillos de jamón y queso, pero al mismo tiempo observo a dos policías comprobando la matrícula de un coche de alta gama que estaba aparcado muy cerca.

El dueño del coche estaba sentado en la terraza y se acercó a los dos policías a ver qué pasaba y seguramente no tendría la documentación en regla o vaya usted a saber, porque el dueño del coche comenzó a sacar del maletero un carro con palos de golf y los papeles que tenía en la guantera de su coche.

El señor que suponemos que era dueño del coche de alta gama se fue caminando con su carro de palos de golf a la parada de guaguas y también lleva una carpeta con papeles y seguidamente un policía se llevó el coche a donde sea y el compañero del policía obviamente se fue con el coche oficial de la policía. Llegó el camarero con los bocatas de jamón y queso, cuya receta es muy fácil, porque simplemente es que un cocinero los pasa por la plancha, seguidamente los pone en dos platos con una servilleta y luego el camarero los lleva a la mesa.

Cuando los platos llegaron a la mesa, los niños de alto nivel deciden que no quieren los bocatas de jamón y queso (foto adjunta), pero el padre ni se mosquea ni nada, simplemente pidió la cuenta y se fueron dejando los bocatas en la mesa. Confieso que sentí ganas de pedirle al camarero que los envolviera con papel de aluminio para llevármelos a casa, pero preferí sacarles la foto y asegurarme del motivo por el cual dejaron los bocatas y el camarero confirmó que fue porque los niños de alto nivel cambiaron de idea como Pedro Sánchez y aquí acaba estas dos historias basadas en hechos reales del día diez de octubre del año dos mil veintitrés a las nueve y media de la mañana en una terraza en Los Cristianos, al sur de Tenerife en el Municipio de Arona, un día sin clase porque podrían sufrir daños irreparables si los niños que fueran al colegio, pero aquí lo dejo para seguir reflexionando sobre las romerías de los pueblos y estimado lector, gracias por regalar un poco de tiempo leyendo, el tesoro más valioso del ser humano, el tiempo pasa y jamás volverá.