Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 16:02h.

Sánchez y su inagotable manual de resistencia

Pedro Sánchez _8600(1)
Pedro Sánchez

Pedro Sánchez lo ha vuelto a hacer. Ha sorprendido hasta a los más allegados. Cuando pocos daban un duro por su continuidad al frente del Gobierno español, y más cuando comenzó la mañana del lunes 29 (San Pedro Mártir) visitando al Rey, el líder del PSOE comunicó a la nación que sigue, que no dimite, como había dejado caer tras una carta mezcla de hartazgo político y amor por su mujer.

Comunicaba que lo hacía por el respaldo unánime que había recibido de los suyos -faltaría más, teniendo como tiene al partido bajo su único dominio- y con el compromiso de mejorar la salud democrática de España, como si todos los males estuvieran en la oposición de derecha, en la prensa o en los jueces, nuevamente sin mirarse al espejo de lo que ha sido su propia trayectoria, cuando habló de levantar un muro a la ultraderecha.

La continuidad de Sánchez es un alivio para el PSOE, que hubiera quedado descabezado por mor de la propia 'limpieza' que ha llevado a cabo Sánchez desde que fue expulsado de la secretaria general en 2016. Entonces sacó a relucir su manual de resistencia y visto lo visto todavía le quedan muchos capítulos por escribir de un político que no deja indiferente ni a los suyos ni a los rivales. Casi siempre les coge con el pie cambiado. Con Sánchez nunca se sabe de qué madriguera puede salir el conejo.

Esta osada jugada de Sánchez, dejando a todos en vilo durante cinco días, puede fortalecerle entre los suyos, pero dejando abierto su talón de Aquiles (familia) es muy probable que no estemos más que en el inicio de más fango en la política española, por si ya fuera poco la convulsa situación política del Estado con las comunidades y del PSOE con sus socios, unido al clima irrespirable en la Justicia y el periodismo, con demasiado bufandeo como hooligans del fútbol.

Sánchez habló a partir de ahora de punto y aparte y no punto y seguido, pero me temo que esta rocambolesca situación no tiene otro horizonte que mayor incertidumbre y el punto y final a la legislatura después del verano. Aunque Sánchez juega con ventaja, tiene un inagotable manual de resistencia.