Buscar
08:25h. jueves, 26 de mayo de 2022

Cada vez más cerca la vivienda en condiciones dignas y asequibles

La imposibilidad de acceder a una vivienda digna es un problema que afecta a miles de personas en nuestro país. La falta de oportunidades en algunas ocasiones hace que lleguen a vivir en la calle, en una tienda de campaña o lugares insalubres. Desgraciadamente, incluso familias con menores. Esto no es un problema reciente sino un problema que se intensificó con la crisis del año 2008 y la reforma laboral del Gobierno del PP en el 2012, que precarizó el empleo devaluando salarios, agravando el problema de la vivienda en España incluso a trabajadores y trabajadoras precarios. Pero es a raíz de la crisis  causada por la pandemia que se ha demostrado aún más que la vivienda es el soporte para el desarrollo de otros derechos fundamentales.

Ante situaciones como esta, el Gobierno de España sigue avanzando en la agenda reformista para mejorar la vida de las personas y tiene como prioridad dar respuesta a los diferentes sectores sociales que necesitan superar la emergencia habitacional, las personas sin hogar, las personas que han sido desahuciadas de sus viviendas por no poder pagar la hipoteca o el alquiler y los jóvenes que no pueden acceder a una vivienda. 

En respuesta a este problema, el consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto por el que se regula el Bono Alquiler Joven y el Plan Estatal para el Acceso a la Vivienda 2022-2025. Un importantísimo conjunto de medidas que pronto será complementado con la primera Ley de Vivienda de la democracia con el objetivo de garantizar el derecho a la vivienda en condiciones dignas y asequibles. Gobernamos para hacer de la vivienda el quinto pilar del Estado del Bienestar.

El Plan Estatal de Vivienda, dotado con más de 1.700 millones de euros, presta especial atención a las personas más vulnerables. Incluye así, por un lado, medidas destinadas a las personas sin hogar, las afectadas por desahucios o las que residen en infraviviendas, con ayudas directas a los arrendatarios con menos recursos e incrementando la oferta de vivienda en alquiler aumentando el parque público y de alquiler accesible o social.  Por otro lado, el paquete de medidas incluye también el alquiler y la adquisición de vivienda en municipios menores de 10.000 habitantes con el objetivo de combatir la despoblación en estos municipios, así como medidas para mejorar la accesibilidad de los edificios y viviendas, pensando en nuestros mayores y personas dependientes que a veces viven sin poder salir de sus viviendas porque el edificio carece de ascensor.  Además de un seguro de impago del alquiler que asegura al propietario el cobro de las rentas correspondiente a una anualidad sirviendo de garantía a los propietarios y aliviando a los inquilinos que puedan verse expuestos a dificultades económicas sobrevenidas. Esto dará confianza a los propietarios para poner en alquiler viviendas que estaban desocupadas, aumentando la oferta de vivienda.

La juventud en España señala como uno de sus principales problemas el acceso a la vivienda. De hecho, la edad de emancipación en nuestro país es mucho más alta que la de los países de nuestro entorno. Por eso, junto a este plan Estatal de Vivienda, el Gobierno de España aprueba también el Bono de Alquiler Social como una ayuda adicional para el acceso a la vivienda y a la emancipación de los jóvenes.

Demostramos con hechos que nos preocupan los jóvenes y nos preocupa que tengan un desarrollo pleno, que puedan tener su propio proyecto de vida. Así, este bono contempla una ayuda de 250 euros mensuales durante dos años, para aquellos jóvenes menores de 35 años con ingresos anuales inferiores a 23.725,8 euros anuales y un precio del alquiler que no supere los 600 euros, pudiendo subir esta cuantía hasta 900 euros en zonas tensionadas. 

En este bono, atendiendo también a la posibilidad de que residan en viviendas compartidas se contempla ayudas para las personas que, en lugar de alquilar una residencia completa, alquilen una de sus habitaciones, siempre que estas no superen un alquiler de 300 euros de manera general, pudiendo ascender este tope a 450 euros en algunos supuestos. 

Destacando que el Bono de Alquiler Joven no excluye ser beneficiario también de otras ayudas destinadas al arrendamiento de un inmueble, incluidas en el Plan Estatal de Vivienda. 

Estas medidas son un avance y la voluntad del Gobierno es la de aprobar también el proyecto de Ley por el Derecho a la Vivienda, una ley que va a garantizar el derecho a la vivienda digna, para que de una vez por todas la vivienda deje de ser un lujo solo al alcance de unos pocos. Lamentablemente, esta ley se está viendo retrasada ya que el Consejo General del Poder Judicial no ha emitido el informe preceptivo en el plazo previsto. Ese mismo CGPJ que lleva tres años caducado y el PP bloquea su renovación.

Estamos liderando políticas para una recuperación rápida y justa, demostrando que hay dos formas muy diferentes de abordar una crisis, mientras el PP aplicaba políticas austeras, una reforma laboral que precarizaba a los trabajadores y devaluaba salarios y recortaba las partidas para vivienda, este Gobierno socialista acomete una reforma laboral para acabar con la precariedad, la temporalidad y proteger el mercado laboral frente a posibles crisis y pone en marcha medidas para garantizar el derecho a una vivienda digna.

 

Olivia Delgado Oval

Portavoz de Transformación Digital del GP Socialista

Presidenta de la Comisión de Juventud