Buscar
jueves, 20 de junio de 2024 21:55h.

El orgullo de ser promotor inmobiliario

Dentro de la construcción, el subsector de la edificación es uno de los principales impulsos económicos, con evidentes repercusiones positivas. Cada vez se demanda más calidad en los edificios y así es contemplado en una Directiva de la Unión Europea, cuando señala que "la creación arquitectónica, la calidad de las construcciones, su inserción armoniosa en el entorno, el respeto de los paisajes naturales y urbanos, así como del patrimonio colectivo y privado, revisten un interés público".

Es considerado promotor cualquier persona, física o jurídica, pública o privada, que, individual o colectivamente, decide, impulsa, programa y financia, con recursos propios o ajenos, las obras de edificación para sí o para su posterior enajenación, entrega o cesión a terceros bajo cualquier título. El constructor es el agente que asume, contractualmente ante el promotor, el compromiso de ejecutar con medios humanos y materiales, propios o ajenos, las obras o parte de las mismas con sujeción al proyecto y al contrato. Una unión indestructible y enriquecedora socialmente, porque la construcción es generadora de vida

 

https://youtu.be/e4GwAWY1iTE