');
Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 00:56h.

Ensayo sobre el turismo en Canarias

Turisfobia
Turisfobia

La culpa es del turismo. El turismo es el motor económico de Canarias. Esto es una invasión. Los ingresos directos e indirectos de nuestra principal y única industria representan el 80% del PIB canario. En las islas ya no caben más turistas. Gracias al turismo, no tenemos que emigrar. Más turistas igual a más colas en la autopista. El gasto medio por turista alcanza niveles récord. Hace falta diversificar la economía canaria y no depender tanto del turismo. Hay grandes profesionales trabajando en los hoteles. En los hoteles trabajan pocos canarios.

Somos símbolo de excelencia turística. Los canarios continúan sin formarse adecuadamente para optar a puestos directivos en los hoteles. Canarias es destino líder en Europa. Los hoteles pagan mal a sus empleados y no les da para cubrir gastos. Ingleses, alemanes y nórdicos prefieren Canarias para sus vacaciones. Aquí se forran las cadenas hoteleras y Canarias es la región con más paro y pobreza. Abren terrazas en bares y restaurantes.

El sector servicios no tiene ningún valor añadido. Tendremos mayor oferta alojativa y será de calidad. El modelo turístico está agotado. Inauguran un nuevo hotel de cinco estrellas lujo. No queremos más hoteles. Gran incremento en la llegada de nómadas digitales. El turismo vacacional distorsiona el mercado de alquiler. Necesitamos inversores foráneos. Los extranjeros vienen a comprar la isla. Tenerife es un polo de atracción para empresas e inversores extranjeros.

Pagan al contado y se quedan con todo. Canarias, latitud de vida. Fuera turistas, no los queremos. Tenerife, la isla amable. Váyanse de nuestra tierra. Tenerife! despierta emociones. Tourists, go home! El turismo genera miles de puestos de trabajo. Los establecimientos hoteleros no encuentran personal cualificado.

El gobierno canario crea una consejería para luchar contra la turismofobia y presenta la campaña: “Vuelve a Canarias”. Manifestantes gritan “nuestro paraíso no se vende”. Nueva marca turística: “Sin turismo, no hay futuro”.