Buscar
martes, 28 de mayo de 2024 00:29h.

Razones para no ir a la manifestación del 20A

1.- La modesta empresa familiar 100% canaria en la que trabajé más de quince años vivió en buena parte y sigue viviendo de suministrar sábanas, toallas, manteles, etc. a los hoteles. Muchos de esos productos tienen un precio competitivo porque se fabrican en condiciones de gran precariedad laboral en fábricas de India, China, Pakistán y otros lugares a los que no irá nadie que vaya a la manifestación porque, como sucede en tantos países, se producen situaciones de injusticia, explotación, crímenes, paro y pobreza. A modo de protesta, todos los que vayan a la manifestación deberán viajar solo a sitios en los que todo vaya absolutamente bien y por supuesto, no coger aviones, ni conducir coches, ni navegar en barcos ni en ningún medio de transporte contaminante.

 

2.- Hace años que mi familia está relacionada con la explotación de un pequeño aparthotel en el sur de Tenerife. No pertenece a ninguna cadena hotelera ni nada por el estilo, pero el capital también es 100% canario y la actividad ofrece cierta rentabilidad. Los clientes son ingleses en su inmensa mayoría. Hay muchos repetidores que vienen todos los años y también familias con hijos. Este establecimiento da trabajo a recepcionistas, personal directivo y administrativo, camareras de piso, cocineros, camareros, personal de mantenimiento y no sigo porque son gente indeseable que debería volver al lugar del que vinieron cuando pierdan el puesto de trabajo, inmediatamente después de que hayamos expulsado a todos los turistas para que no vuelvan nunca más.

3.- Un pariente cercano tiene alquilado un apartamento en régimen de turismo vacacional. Es su segunda residencia, lo utiliza un mes en verano y el resto del año obtiene ingresos por la gestión que realiza una inmobiliaria de la zona que se dedica a dejar a canarios y canarias en la calle porque el propietario no quiere alquilarlo o exige demasiadas garantías como fianza, avalista y no se que mas historias con tal de que los trabajadores, sobre todo los canarios, se queden sin una residencia en la que vivir.

4.- En los últimos años, la población ha aumentado en 600.000 habitantes y la Administración 100% canaria no ha construido ni promovido viviendas sociales. No se han acometido las infraestructuras necesarias ni las dotaciones y equipamientos imprescindibles en gestión de residuos, movilidad (transporte público alternativo) y en general lo que hace falta para soportar tal aumento demográfico. A nuestros servidores públicos habría que colgarlos uno a uno, empezando por el presidente de la comunidad de vecinos de mi edificio porque solo quiere mandar y no hace nada. Además, me cae mal.

5.- Si vamos a hablar en serio, quizás habría que empezar por una tasa turística, acometer una regulación sensata del alquiler vacacional, luego pasar a una ley de residencia para los no europeos y una serie de medidas correctoras que busquen un equilibrio entre los problemas que trae aparejados el desarrollo y la implementación de los criterios de sostenibilidad. De lo contrario, seguiremos con un debate tenso e inútil con posiciones radicalizadas y a la defensiva que solo aportarán ruido y odio. Los turistas no son los culpables de nuestros aciertos ni tampoco lo son de nuestros errores. No son los culpables de las colas en las autopistas ni de que se produzca masificación en puntos concretos. Si echamos la vista atrás, a nuestro inmediato pasado, nos encontraremos con una región analfabeta, pobre y sin futuro. Seguro que muchas personas que irán a la manifestación tienen padres, tíos o abuelos que emigraron desde Canarias. Hay que buscar soluciones, no echarnos la culpa unos a otros como si no fuéramos presos de nuestras propias contradicciones.