');
Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 00:56h.

¡ El César Sánchez y su táctica del "mudo"!

Cuando vemos en otros Países, e incluso a veces en el nuestro, esa alegría de la gran fiesta de la Democracia, celebrando el resultado de sus Elecciones, y en una fiesta bien aceptada por los Partidos que se han presentado para entrar en el poder político que conlleva la legislatura, todo son parabienes, se leen opiniones de las más selectas plumas, siempre constructivas nunca como vemos ahora en estas últimas Elecciones que van en plan destructivo, y cara a la investidura se ve todo, sin luz, ni alegría, con mucha bulla, solo se apodera del ambiente la mediocridad que pasará a la historia como el plan más opaco de estas ruinosas elecciones que han entrado en la más ignominiosa forma de vivir la política y del sentir político.

¿Quién sabe lo que se pactó?, nada ha trascendido al ciudadano, no se ha hecho público de lo que se ha pactado ya, ni de lo que se piensa pactar entre los Jefes delincuentes del JxC, ERC. Creemos que ese silencio es para evitar que la calle estalle con más ira de la que ya acumula. Nadie que se precie de decir que sabe o entiende de política puede llegar a razonar esta Ley del Silencio entre Puigdemont y Junqueras. Pero para no ser menos en estas aberraciones con miras al poder, amplia también el silencio y el secreto de los pactos, el asesino Otegi (Bildu), Ortuzar (PNV) y la gran promesa de la izquierda progresista española, la Vicepresidenta en funciones Yolanda Díaz. 

Todo orquestado por el espectacular pastelero que tiene el Palacio de la Moncloa el "Cesar Sánchez" que cara a sus propios votantes, a su Partido, a España con su Gobierno en funciones y sus socios, tiene montado un pastel vomitivo monumental.

En esta primera parte de la investidura que se presumía que debería de haber sido para Feijóo, el "Cesar" dejó solo hablando a Feijóo en el Hemiciclo, no quiso entrar en la discusión ni a defender la amnistía, mando en su puesto a un ñoño como Óscar Puente, un tipo mal dicente, mala leche, un verdadero fracasado como Alcalde que fue de Valladolid, un verdadero fiasco político, que se explayó contra la derecha española, solo para hacerse ver ante su "amo" que así se lo mandó, a cambio de que si vuelve a mandar estudiará darle un Ministerio a este memo por los servicios prestados.

Quedan ya pocos políticos a respetar y a aplaudir. El final que puede tener todo esto, más vale no pensarlo, aunque eso sí, lo viviremos y de qué forma.