Buscar
21:40h. miércoles, 20 de octubre de 2021

El cesarismo político de Vox

La estrategia de los actos programáticos políticos de Vox, pasan por no tener estrategia. El acto que Abascal programó en Madrid como "'Viva 21" ha sido para su organización un acierto, porque no está tejido con esa intención estratégica. Les ha dado a todos los grandes esa urgente prisa de ir colocandose en la parrilla de salida. El PP ha vivido su Convención en Valencia, y el PSOE tendrá su Congreso en breve, eso sí será en Valencia, ¿qué tendrán los ches, que todo se hace en Valencia?.

Los dos grandes están trabajando con la más amplia cobertura mediática, y con gran cantidad por unos y por otros en levantar noticias, unas resultan falsas, otras exageradas y otras como propaganda para las próximas elecciones.

Pero así y todo el rencor prevalece y los epítetos que sus líderes se dedican, entran en el pasillo de la marginalidad que unos y otros se acusan sobre sus comportamientos políticos.

Ahora es cuando se empiezan a tratar de juntarse por el bien común en los actos políticos que hace meses hubieran sido impensables. El PP de Casado con su nueva y triunfal acogida que le dio el Partido en Valencia como líder, sale ahora con el plan de que Abascal líder de Vox le apoye en defender los territorios antes que a las siglas, un acercamiento que muchos esperan de estos dos Partidos como oposición férrea frente a Pedro Sánchez. Para la oposición ( como es lógico), pero también para ciertos sectores del PSOE y muchos de los descontentos socios de este Gobierno Frankenstein, Sánchez tiene que acabar y pasar a la historia de lo que nunca se debe de hacer en política, y menos con las prisas de querer gobernar.

No existe hoy conexión de ninguna clase entre Sánchez y su ramillete mustio de socios que apoyan el Gobierno del PSOE. El nubarrón fuerte que se está extendiendo por toda España es sin duda el globalismo y el separatismo.

Para los analistas políticos que marcan su opinión en las columnas de prensa, apuntan en que estos elementos separatistas van cada vez a menos, no quiere decir con esto que desaparecerán, pero en poco tiempo más serán solo una simple anécdota en el sistema democratico de España. Con este papel de "unidad" que tiene el pueblo español, nos sentimos todos responsables y apelamos a no tolerar independentismo en nuestra Nación, esto quedará en el rescoldo independentista tipo Irlanda o Escocia, aparte de algunos que están haciendo su "pinitos" en otros países de la Unión. Ni una pandemia como el Covid-19 ha podido erradicar esas posturas independentistas que llaman al engaño, mentiras y cuentos de viejas.

Ha sido más fuerte el virus de la crispación y la polarización política de algunos que nada. En España hay quien quiere solo "hiper liderazgos" y "cesarismos" y traer trabajos radicales.