');
Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 00:56h.

Altura de miras política, es lo que se demanda

Eso es tratar siempre de estar en contra de la opinión generalizada bien entendida. Pues aquí las superestrellas de la política española, esos que en su mayoría no saben de su historia y menos de su propio ideal del Partido al que sirven, ni se entiende el porqué se llega a opinar en contra de todo, de esos extremos que está rozando el abismo de la confrontación entre dos Países Milenarios que no han aflojado ni ápice ninguno de los dos en ese odio cerval que se tienen Palestina (mundo árabe) e Israel, que están ahora en la cima de las confrontaciones.

Pero qué menos, que aquellos políticos ramplones que ejercen en España, esos crápulas que se pegan como lapas a otros Partidos que Gobiernan, han gobernado o pretenden gobernar de nuevo. Pues estos adosados sátrapas para estar en el candelero, para que la gente sepa que todavía saben sobrevivir al salto de mata, se dan un soberano baño de memeces y de ignorancia, dando la opinión en contra de la mayoría del Gobierno en el cual son socios.

Resulta que Sumar y Podemos se han desmarcado desde el primer momento, negándose en redondo a condenar como acto terrorista el ataque que perpetró una masacre el grupo terrorista Hamás al pueblo de Israel. Estas posturas por miembros del Gobierno de España dejó al Gobierno español del PSOE en una posición de fuera de juego, como queriéndonos dejar en un plan disonante con los Países Europeos socios de la Unión Europea. Esto es lo que va haciendo cuerpo cada día que se va acercando la susodicha investidura a Presidente, en la cual Sánchez está el "nota" que no resuella por las malas opiniones y posturas que se acumulan y que solo traen desencuentros entre los socios del Gobierno.

Sin duda alguna, la guerra que se ha desencadenado en Gaza ha destapado el cajón de los truenos y abierto una grieta más que profunda. Hemos conjugado toda esta melé de Gobierno que tenemos y no queda otra que aceptarlo tal como está (de momento).
Es que esto que sepamos nunca fue un Gobierno, y siendo más sinceros lo dejamos en una coalición de Gobiernos, una amalgama de encontradas ideas, que lo único que buscan es una nómina copiosa y encima no dar ni un palo al agua, a este tumulto de políticos necios, el socialista Recalcaba ya les dio su bautizo personal y que ha quedado como el ejecutivo Frankenstein.

En la próxima legislatura (si no se tercia) tendremos en pantalla más monstruos de los que ahora hemos estado aceptando como el Gobierno Frankenstein, pero se les sumará otro elemento monstruoso como Puigdemont. ¡A ver quién duerme!