Buscar
lunes, 15 de julio de 2024 12:19h.

Estamos en una nube electoral

Es posible que el separatismo catalán, con su aireada idea de ser independientes de España, tengan como ejemplo seguir en sus Elecciones de mayo, el comportamiento y en el plan tranquilo que han tenido las Elecciones del País Vasco, igual copian lo que puede ser una degradación social irreversible, que entre ese ramillete tienen igual como se peinan estos asuntos en Cataluña entre comunistas, separatistas e independientes.

El País Vasco ha dado un gran paso en su proyecto político para Euskadi, y estas pasadas Elecciones se ha visto que de tres municipios vascos, dos han sido los vencedores y apoyados desde siempre por Sánchez, y a él le deben la entrada triunfal que se ha conseguido en Euskadi.

El separatismo vasco se ha basado siempre en el terrorismo de ETA, que nunca ha dejado de existir. ETA hoy ya no mata, ni tienen en su diana la nuca de nadie (eso creemos), pero por tener ese "curriculum" violento y criminal, hoy han podido cosechar ese triunfo de sus pupilos políticos de EH-Bildu.

También se reparte el ganar las Elecciones con Bildu, el PNV que también estará en el poder, estos de ese Partido de Sabino Arana racistas al máximo, Sabino, fundador de la oligarquía vasca, ahora se dedican estos a apoyar al Gobierno de Madrid, entrando y demostrando la máxima hipocresía que tienen en lo político y personal, solo les interesa estas en el machito del poder.

La lección que dio España a esa generación y a las venideras con la Transición fue de enmarcar, se trabajó por la democracia, por la unidad y por la libertad del español, demasiado tiempo perdida y manipulada. Pero los votos en sus sectores más amplios vascos escogieron el separatismo de Arana, con ese odio al "Maketo", implantando el terrorismo que dejo más de mil ejecutados por ETA.

Ahora vemos y oímos a los proetarras representantes de Bildu, y a elementos patibulario como Otegi y otros secuaces que están esperando salir, y a todos estos tipos que han querido engañar al español con buenas formas. Pero ahora dicen que la idea del proyecto de la banda nunca fue la paz, por mucho que todos estos vayan proclamando lo demócratas que son y la postura tan pacífica que mantienen. Pero una pregunta queda en el aire y que estos elementos contaminan cada vez que hablan en eusquera en el Hemiciclo del Congreso español, el poco respeto a España, y el desprecio que muchos albergan.

¿Hasta dónde cederá Sánchez con los chantajistas del PNV y a los proetarras de Bildu?

Pues sencillamente hasta donde haga falta, aunque ahora parece que se está mirando hacia el noreste de la Península, porque la visión que se tiene de Cataluña está bastante embarrada de niebla, aunque los independentistas están en rampa de caída, los republicanos siguen vendiendo humo, así se están preparando para ver el acto final que se espera.

Esperamos a las Elecciones del 12 de mayo para saber quien ¡¡Impera en la Generalitat!!