Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 00:00h.

De inventores va la causa, Franco y Sánchez

Entramos a comentar este campo, porque estos dos personajes trajeron a España la democracia, Franco inventó la "democracia orgánica" y Sánchez la "democracia inorgánica". Ya vemos que esta postura de Sánchez retira los nutrientes del respeto que se le deben a las Instituciones y la verdad a la observancia de la Ley.

Nos ha sorprendido ver al Presidente como se mueve, como si estuviera rodando una película de Hitchcock, siempre sale en un plano paseándose ufano y con la prepotencia que le caracteriza por el centro de la Basílica del Valle de los Caídos, donde acudió de improviso haciendo la entrada como un ZAR, sin el permiso obligado, que lo tiene que dar la Congregación Religiosa Benedictina que allí vive, que ora y mantiene el monumento de la Basílica.

Viendo a Sánchez entrar en la Basílica, paseando por el centro de la nave, cerramos los ojos y nos pareció ver a Franco cuando antaño entraba entronizado en su Templo de los Caídos, paseando también por el Centro de la Nave, como ahora ha hecho el Presidente.

Pero las protestas que están haciendo los familiares de los que están en la fosa de la Basílica es porque están reclamando el poder ir y entrar ellos, sin que se les niegue o se les alargue la visita para ver y tener noticias de su gente que estaban enterrados en esa, mientras que el Presidente entra cuando quiere, ya que pensamos que solo le interesa poner algo de sal cuando vienen las elecciones de donde sean, porque le gusta esta clase de actos, fotos, prensa TV, que después de 88 años de la Contienda Civil, de esta forma desvía la atención de la corrupción que tiene el Partido, su Gobierno y su propio entorno.

De esta forma se da un baño de popularidad haciendo el "canelo" metiéndose de nuevo al oficio de "clasificador en osarios del Valle", y defensor a ultranza de la Memoria Histórica.

Cuando Franco acabó la obra de Cuelgamuros en el año 1957, decidió llevar al Valle a 33.800 combatientes caídos de la Guerra Civil, y de ese grupo dispuso que 5.800 combatientes que eran Republicanos se mezclaran con los combatientes adversarios de la guerra para que así fueran honrados juntos los mártires caídos de un bando y del otro en lo que se denominó el Valle de los Caídos.

Esto da a que pensemos que el Dictador llegó a tener una visión conciliadora con los que ganaron la contienda y con los que la perdieron juntándose a estos caídos juntos en las fosas de Cuelgamuros.

Todo tan diferente de lo que han hecho y promovido Zapatero y Sánchez que han fomentado la vuelta de las "dos Españas" que sean como siempre irreconciliables, porque actuando de esa forma con mentiras, arreglos y compras de votos y voluntades, se puede seguir manteniendo el puesto en el poder.