Buscar
viernes, 02 de diciembre de 2022 00:00h.

De la marca "Moncloa", estaremos nivelados en el 2050

La depresión que le asoma al "Raja" Presidente en la Moncloa, es algo sabido que tiene Pedro Sánchez, después del trallazo que le propinaron en las Elecciones de Madrid que le han dejado sin fuelle. Pero vemos que todos son pasos largos, con prisas, alocadamente para llegar a ningún sitio que se le espere. En lo único que parece que no falla es para regocijo de las editoriales de cuentos infantiles, y que parece que también lo leen y tragan los adultos. Repitiendo el cuento de la lechera, el flautista de Hamelin o Alicia en el País de las Maravillas, y a todo esto si algo nos falta por leer esperamos a que se nos cuente ese cuento crudo que se está cociendo en la Moncloa con el producto del "Plan Nacional de España para el año 2050".

Pero es inaudito ver como torean a la ciudadanía española, es una burla directa, un desprecio colectivo a nuestra inteligencia. Pasa por completo, por encima de la opinión pública como el caballo de Atila, sobre la Sanidad, la Economía con el gran desastre que ha ocasionado el Covid, pero ahora que está remitiendo la pandemia, tira cohetes para que el ciudadano sienta que ya todo es fiesta, soltando la tontada, la estupidez, la patochada, la memez, la burla para taparse su propia ineptitud para ser el Presidente de este gran País que es España, al largar estopa al respetable diciendo que habrá que esperar al 2050 para volver a ser lo que siempre fuimos.

Igual quiere ignorar el Presidente que en 30 años más pocos de estos "iluminados sesos" que vaticinan esta plenitud social de este País, puedan ver en condiciones el "milagro de la Moncloa bendecido por el Papa Sánchez", (a no ser que vivan más que Matusalén). Pero claro a esto está jugando copiosamente y en compañía de un grupo de expertos que no han dudado todos ellos en elevar un Plan desfasado para España en 30 años ¡¡Por favor Bautista mis sales!!

Qué broma es la que están pariendo en la Moncloa con la que tenemos encima sanitariamente (aun), social y económicamente, para que te salgan ahora con este "esperpento", del cual solo podemos pensar que este "amado" socialista, está haciendo en su propio Partido y Gobierno un aquelarre desfasado de toda lógica y entendimiento.

Igual todo esto es una espesa cortina de humo que lanza el Presidente a la opinión pública para tapar y enmascarar si cabe las muchas vergüenzas nacionales que tenemos como la sublevación de sus socios, ERC, Bildu y Podemos, lo que pretenden hacer en Andalucía, los resultados no sabidos de su derrota en Madrid, de los pretendidos indultos a los golpistas delincuentes catalanes, de la bajada de pantalones frente al "moro marroquí", entre otras lindezas que nos asisten.

En el Congreso de Valencia del próximo otoño le pasarán sin duda los recibos no pagados y lo que piensan los afiliados, que esto está muy lejos de lo que en sí marca y es el Partido Socialista.