Buscar
viernes, 21 de junio de 2024 14:21h.

MOIX, un mal ejemplo

La razón se hace manifiesto, si en todo los cargos que el PP apuesta por grandes profesionales para entronizar en cargos publico afines a la idea son como al señor Moix, con el que habían puesto todas sus complacencias, lo tienen mas que crudo, porque son ya muchas casualidades que personas afines al Partido o simplemente que el Gobierno sienta tal o cual debilidad por estos personajes, salgan a relucir apáños financieros y comportamientos personales de difícil catalogación, en muchos presumiblemente y en otros sabidos a conciencia de que se han salido del carril de lo honorable. 

La verdad es que no se tiene suerte, siempre van a dar con el fondo del zurrón, todos los que buscan, o suman o se salen. Lo del fiscal incorrupción ha entrado en demasiadas mentiras que el propio ha estado diciendo, incluso su incompetencia ya rayaba en lo ridículo, pero claro, mientras se sintiera apoyado por sus jefes y con el propio Ministro todo era posible y transparente, se estuvo a punto de que este caso cayera en saco roto, como tantos casos que hemos visto y vemos de excargos publicos y alguno actual que han pasado a la galería de"pelillos a la mar".
Tendrá que afinar mucho mas el Fiscal General en el nuevo relevo, ya que con el señor Moix ha quedado algo mal parado ante la opinión publica, ya que su "pupilo" ha puesto en cuarentena a ese Ministerio, que le encomendó para controlar y perseguir la corrupción, y hemos visto que nada de eso reflejaba en el señor Moix. Habrá que aceptarlo, ha sido una gran pila de desastres sin paliativos, y un error mastodóntico el que han tenido. La Justicia española  no se merece estos traspiés como este que ha enturbiado mas que ha aclarado.

Salvador Barnes