Buscar
miércoles, 12 de junio de 2024 20:42h.

Por un color, ya nadie se inmola

En una opinión casi general, se opta por entender de que todo el panorama que se nos da a la población por la política de acoso y derribo por algunos grupos totalmente desfasados en este mundo globatizado que solo va buscando el máximo consenso de unidad y de entendimiento, esta cada vez mas fuera de juego. 

Tenemos ese gran festival de colores en la política en este País, la feria esta en su máximo apogeo  y las calles se inundan de consignas y pasquines alabando a los que cada grupo entiende de que debe de gobernar y de llevar adelante una Autonomía como la Catalana que esta a diario consumiendo casi todo el sentir  y la atención política que se mueve hoy en España, desbancando algunos grandes problemas de corrupción que en España se hacen eternos y correosos para poder darles el carpetazo como se ha hecho con los proyectos de una independencia ante España por Cataluña, no se ha titubeado en aplicar la ley con una rapidez que para si lo hubieran querido todos aquellos problemas de corrupción que existen y que con los años que han pasado, todavía están en el candelero de la opinión publica.

Los colores que antaño tanto dividieron a la sociedad española y tantos murieron por ellos , han entrado en la feria de las reliquias. Con el color Azul, vemos que esta desteñido y va perdiendo brillo desde su propia base. El color Rojo, que siempre fue apasionado y enardecedor de las masas en su empuje, hoy ha quedado un color mustio y con la calor que da un exiguo brasero. Con el Morado ya lo dice el fervor popular " las pasaras moradas", con este sufrido color que acabara con ser el uniforme de una procesión ornamental. Y el Naranja, se le han dado muchos pases a este color en este País , desde el "Naranjito" que fue un ridículo para enmarcar, a la vitamina que es la que la parroquia espera que este color traiga a la familia política española.

¿ En qué color estamos, qué color somos?, y de pensar que fuimos capaces de hacer una guerra civil por defender un color, y en donde han quedado estos.

Salvador Barnes