Buscar
10:19h. jueves, 20 de enero de 2022

¡¡La preparada felonía!!

Ya podrían hacer un cursillo de esos rápidos para tener y adquirir algo más de vergüenza al no tratar de vender la moto al castigado ciudadano después de estar sufriendo la pandemia del Covid todavía, ahora nos quieren encasquetar la pandemia extraña de sus políticas confusas y barriobajeras que lo único que hacen es pisar la dignidad de ciudadano (de la poca que nos han dejado), van de salva-patrias, y de apagafuegos, porque para ellos todo esto está en una brasa, y esos advenedizos creen que tiene la manguera para apagar el fuego que solo existe en sus mentes retorcidas, ya que creen que su política es la verdadera.

Pero la ambición hace una fea mueca en estos últimos meses que faltan para las nuevas Elecciones. La política es así, una pasada de manos por el hombro y luego viene el apuñalamiento con defenestración incluida.

Aznar no quiere relegar en estar en la galería de retratos de la historia, sigue convencido de que su liderazgo es lo mejor que tiene la derecha (liberal), ya que él desde su atalaya vigila, controla, da consignas, avisa, eso sí siempre desde la sombra para que el PP haga según su criterio lo que debe de hacer, porque de no ser así vaticina José Mari, el Partido quedará relegado y no volverá al poder.

Pero la verdad es que esta situación campea como el CID. El entorno del todopoderoso José María Aznar no se deja amilanar por nada ni por nadie. Aznar quiere el control del PP, no lo manifiesta como persona, pero sí desde cortinas dirigiendo el coro grande y sublime del Partido Popular. Son muchos hilos de bastantes títeres los que mueve para tratar de que tropiece Casado, y a la chita callando que se enfrente (simpáticamente) con Ayuso, Aguirre y todo el clan que apadrina esta otra parte del PP para imponerse ante Casado y apearle de ser el Presidente del PP y candidato a la presidencia de Gobierno en las próximas Elecciones.

Sin lugar a dudas hemos escrito ríos de tinta de Aznar, como personaje confuso, antipático en su carácter, dio luces en su gestión imborrables, sin embargo las actuaciones que dedicó a la Guerra de Irak lo marcó a fuego y pasará a las generaciones venideras como un político tibio con las ideas de los demás, como el número de cuota de las mentes más obtusas de ese momento viéndose en la foto de Azores, vergüenza para la democracia de la cual toda España se sintió ofendida por este belicista de cromo.

Todo lo que el PP arrastra y vienen soportando en su dilatada política es el fruto en parte y marcado desde tiempo de Aznar, con la doble contabilidad con La Puerta, el tema Gurtel en donde muchos de los acusados estaban en la boda que Aznar hizo y fueron invitados Correa y otros patibularios, empresas nacionales otorgadas a dedo a amiguetes teniendo de pantalla al delincuente Rodrigo Rato. Es mucho el letargo que España soporta y esas siestas largas que da el respetable, de esa forma todo pasa y nadie se entera porque estaba durmiendo (paradojas de la vida). El mentor de Casado, José María Aznar quiere ahora su cabeza para luego encumbrar a Ayuso al control del Partido y luego a la presisencia del gobierno.

Demasiada ambición y feo talante de unos elementos palmeros y del Presidente vitalicio de la FAES( a ver quien dice que no), con esa dirección de nuevo que se requiere para el nuevo sueño de poner al PP otra vez en la Moncloa, si es de la forma que lo quiere hacer, se asemeja más a la "banda del empastre".

Salvador Barnés