Buscar
martes, 04 de octubre de 2022 03:00h.

El "Sanctasanctórum" de La Moncloa

Una de las consecuencias sociales y políticas a las que nadie se atreve a toser, es el tema de las pensiones. Antes, en la "oprobiosa" se decía, "llevar al abuelo al asilo y punto". Me refiero al ciudadano jubilado, pensionista, que en España son 8.991.000, todo un contingente de votantes, la mayoría de la vieja guardia, pero que ahora se cuentan más que nunca con ellos para ir en "Vanguardia" en su deseado y seguido mandato si quieres estar en su mayoría, cuidan esos millones de votos, siendo el Gobierno el que más considera las pensiones, por eso la consigna que se pasan de despacho en despacho ministerial es:"Las Pensiones, ni Tocarlas".

Todo esto viene moviéndose porque parece que el punto de mira de los que más se debate y debería de callar es por las pensiones, consideran que es un gasto bestial que tiene España y que este Gobierno se dice que las está manipulando por el interés electoral suyo por seguir en el poder.

Todo esto para muchos sale de las cañerías inmensas con desagües descomunales por donde se va a raudales el dinero que el contribuyente pasando muchas veces pasa penalidades para poder pagar los impuestos que después se gastan sin freno, ya que de esto se le saca en muchas partidas muy poco rendimiento social en un País como este que está todo mal visto en su forma más normal de hacerlo bien cómo sería el equilibrar las pensiones, eliminar el paro, subir los subsidios escasos y pobres que recibe el obrero, frente a ese tropel de inmigrantes que vienen a España, aunque gracias a ellos la cotización de la Seguridad Social aumenta por los que se han adaptado y piensan en positivo sobre este País, estos ayudan, pero no todos los inmigrantes están en ese tablero de juego.

Porque tenemos diferencias con los inmigrantes que entran en España. Los chinos vienen en silencio y prácticamente viven en sus comunas, trabajan (todos) montan empresas a diario, abren establecimientos, cotizan a la Seguridad Social y encima están adaptados a la vida española, inmigrantes como estos sin lugar hay muy pocos. Tenemos también a los Iberoamericanos, en donde algunos sectores están empeñados en pasarle la factura a España, porque dicen estos "patriotas" que los españoles se llevaron mucha riqueza de su tierra y el resultado es que están creando bastantes problemas en este País, aunque el Gobierno está feliz porque algunos de la élite "bolivariana" haya nombrado a Sánchez Presidente de la República Española (ni Gila lo hubiera hecho mejor).

Pero es la gente del Magreb la que más difícil tiene su adaptación en España, que es casi nula. Estos también nos pasan la factura de los 800 años que estuvieron de dominación musulmana en España como amos y señores, por eso no elaboran (poco) cobran emolumentos sin trabajar, no cotizan, tienen los mismos servicios sociales que un español. Ahora y por la guerra de Ucrania, estamos viendo que entran inmigrantes del este por razones políticas y bélicas, buscan un país que les acoja, quieren simplemente estar en el círculo del corporativismo y entendimiento para lograr y encontrar un trabajo y a la forma legal de estar en este País.