');
Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 00:56h.

¡Sigue haciendo amigos!

Preguntamos abiertamente a Sánchez el porqué se niega a reconocer y denunciar de todas todas que fue HAMAS, ese grupo terrorista el que empezó esta guerra criminal y no el Estado de Israel. Hay cosas que se salen del "florero", cuando vimos cómo abandonó y traicionó al pueblo Saharaui, y ahora es el heraldo abanderado de los Palestinos de Gaza, que es donde se alojan los terroristas de HAMAS.

Sánchez tendría que demostrar, porque está en su derecho, de que al ser el Presidente de la Unión Europea está rompiendo su obligada neutralidad, ha dado un gran paso en falso ante la UE, de no tener ni idea de lo que se está llevando entre manos, y menos en política Internacional, tendría que saber Sánchez que España está a años luz de saber el problema de Israel con Palestina, así que poco tiene que rascar en lo que concierne a esa política que tiene Oriente Próximo. De esta forma tan "quijotesca" nos enfrentamos a Israel (que ha pedido de vuelta a su Embajador), Arabia Saudí, Egipto y el gran amo, los Estados Unidos, esto es hacer amigos.

Si Sánchez por su cuenta y riesgo reconoce al Estado Palestino sin tener la aprobación de toda la Unión Europea, Israel terminará por romper todas las relaciones con España, con lo que esto agravaría a nuestro País en todos los conceptos políticos, sociales y económicos, en principio y como muestra Israel ya se niega a asistir a la Cumbre Mediterránea que se celebrará en Barcelona. Honradamente, creemos que Sánchez se ha equivocado con ese planteamiento rápido y no estudiado del problema que actualmente tiene el Oriente Próximo, y que él, como Presidente de la UE, debería de llevar el aliento y la PAZ asistida como Presidente de la Unión Europea.

El tema que se nos presenta no es baladí, y es un tema para dedicarle un profundo estudio. A quien él tenía como amigo, el Rey Alauita, Mohamed VI, aunque acabara Sánchez humillado por este personaje, resulta que hoy el alauita es íntimo aliado de Israel. Sánchez, o sea, España, está en puertas de una inesperada crisis con Israel, que tendrá las nefastas consecuencias que nos pasaran también los recibos las otras potencias de la OTAN, todos ellos firmes aliados de Israel.

El Presidente lleva dos fallos garrafales internacionales, el primero es que el viaje este que ha hecho, no acabamos de verlo qué resultados nos van a dejar, (como siempre bajo mínimos), ha querido ir de "conseguidor" frente a Netanyahu empezando por amenazar también al Gobierno de Tel Aviv, y encima les nombra al Gobierno Palestino al cual Pedro Sánchez reconoce, un momento desafortunado rozando la ignorancia que tiene esta postura.

El Gobierno israelita ha comunicado su profundo malestar al Ejecutivo español por las declaraciones que Sánchez hizo contra Israel, que han sido clasificadas como de apoyo al terrorismo de "HAMAS". Si Sánchez ha ido a Israel a presumir de que es el Presidente de un Gobierno Progresista y propalestino, se ha cubierto de gloria, veremos en que acaba todo este entuerto de querer meter la cuchara en cocidos en donde no se tiene dientes para comerlo, a todos esto seguimos "HACIENDO AMIGOS"