Buscar
13:59h. sábado, 28 de mayo de 2022

La voluntad colectiva de tener el mejor año 2022

Sin esperarlo apenas, hemos tenido un retroceso que nos ha llevado de nuevo a tener una mala situación que esté mal año nos ha traído. En su principio todos creímos que sería este año el final del "bicho", y ya ven todo ha ido en aumento engañando al mismo ciudadano que veía de nuevo el bienestar y la tranquilidad del trabajo en su círculo, pero en el sector empresarial se esperaba superar esa ruina otorgada por el Covid a las empresas alejándose la pandemia de nuestro entorno, ha sido un mazazo demoledor esta situación para todos.

Pues incluso para esto, el mismo Covid nos ha engañado a todos para que estemos dentro del círculo de la mentira, en el cual estamos contagiados todos en lo social como en lo político. Apoyándonos en el dicho popular de que "no hay dos sin tres", entra también en este juego de la mentira el tema sanitario porque ha ido a más esta contaminación después de tanta verborrea dicha en medios por los llamados "técnicos", y gracias al tesón y voluntad más que remarcada que tenemos los españoles sobre el tema de las vacunas, acudiendo casi en mayoría a ponérselas para que no peine como en otros países;  hemos conseguido poner un freno a esta pandemia para que no sea tan mortal como fue al principio.

Así que ante tanto tapabocas, antígenos, fatigas pandémicas, mirarse todos de reojo, al que corra el aire entre el personal, a estar en mesas separadas y estar tragando tanta imbecilidad que ha hecho más daño su inutilidad al no presentar esta pandemia como se tenía que haberse presentado al ciudadano, sale en la caja de las "tonterías" el Rey y nos suelta cosas de verdad muy de aceptar, pero que el español normal ya se las sabe y las cumple. Este discurso sonó repetitivo, a hueco, sin alma, cómo leer una estrofa de un libro educacional en el colegio.

Tenemos Majestad sin lugar a dudas (estos años de democracia nos avalan), respeto, reconocimiento y lealtad para nuestra Constitución, elaborada por todos los españoles de los cuatro puntos cardinales y de los muchos colores que la política siempre tuvo, perseguidos, apestados, beatos, fascistas, comunistas, héroes militares, socialistas, reformistas, liberales y por supuesto lo que quedaba de demócratas, y de todos aquellos que en minoría pensaban que a la muerte del Dictador volvería a armarse en España otra revuelta.

Pero como se vio Majestad fue una gran lección que los españoles dimos al resto del mundo, por un pueblo como este que tiene fama de ser ingobernable. Por eso Majestad esas frases que su señoría dijo en el discurso de Navidad estuvieron de más. Respeto se le tiene a la Constitución a todas las Instituciones y a la Jefatura del Estado, con reconocimiento y lealtad que se ha tenido y se tiene, solucionando todos los avatares que más o menos hemos tenido en nuestros Gobiernos, pero siempre lo hemos acatado de la mejor manera que ha sido con la democracia.

Es Verdad que se observan algunos nubarrones por aquellos que tienen malos entendimientos políticos después de 43 años con una Constitución que sufre por parte de esos mismos un silencio en donde se le ningunea. Hay muchos flancos políticos, en eso es en dónde radica la anormalidad en los antisistemas dentro y fuera del Gobierno de Sánchez, estamos perdidos en el modernismo que nos hace ser oposición desde Bruselas que son los que gobiernan España (perdón), no nos equivoquemos esto saldrá adelante sin duda alguna, pero con los euros de Europa.

Afrontemos un nuevo año con el máximo rigor de entender a todo el país que tenemos, seamos constructivos y no negacionistas para nada, hagamos un esfuerzo colectivo que no pasará desapercibido para nadie.

Feliz Año, con el máximo respeto a todos

Salvador Barnés