Buscar
lunes, 15 de julio de 2024 01:29h.
gerundio
Opinión

¡¡ASUSTANDO!!, QUE ES GERUNDIO

Parece que ha entrado la ahora de desmelenarse, la faceta de acojonar al Parlamento (de momento), diciendo los "amos" del Sanedrín a las diferentes señorías del Hemiciclo que deben y tienen que ser "patriotas" y sin ninguna duda deben de apoyar los Presupuestos Generales de España, (PGE), porque si no lo aprueban, ¡¡OJO!! al acojono, no nos mandaran el dinero, la pasta, el kurdo, la marmaja, la propina o mejor dicho la limosna que Europa nos tiene asignada. Pero vamos a ser sinceros con lo que vemos, a estos les tiene sin cuidado y van ciegos a una postura que para ellos es inamovible, recibir la pasta. No vemos que importe mucha nada de lo que se pueda estar cociendo, les tiene sin cuidado. Parece que no es con ellos todo este pillaje callejero que se está teniendo por bandas incontroladas que están en contra de lo que el Gobierno ha ordenado que se haga, los disturbios catalogados de "terrorismo callejero" están ocurriendo en Barcelona, Logroño, Granada, Valencia, Santander, Zaragoza, Burgos, y pueblos limítrofes a estas capitales. 

Opinión

ESPERANDO QUE ES GERUNDIO

Lo que debería de ser un escape ante el ordenador, diciendo y escribiendo el maremágnum de idioteces y traiciones que ves al cabo del día en los más dispares sitios, y cuando vas a empezar a escribir te das cuenta que no servirá de nada el escribirlo, los actos se multiplican a todas las bandas, desde los menos buenos, malos, mediocres y el gran batallón de Hipócritas que en estos meses que faltan a las Elecciones Municipales y Autonómicas es cuando más revolotean al lado de cualquier elemento que este en la política en estos momentos, más que todo a ver si se le puede pegar algo si llegan a ganar cualquier cargo Municipal.

Opinión

COMPLICANDO, QUE ES GERUNDIO

De que estamos más que saturados del vodevil catalán es un hecho como una Catedral. Que quiere el Presidente de la Generalitat, hacer con esa pose de "madame Fifi" esperando a su chulo entre cortinas. Porque el camuflaje de Sánchez ya clama al cielo.