Buscar
21:16h. miércoles, 20 de octubre de 2021

Los Ultrasonidos, ¿Medicina de Futuro?

Cuando escuchamos la palabra “ultrasonidos”, posiblemente recordemos que son aquellos “sonidos” que nuestras mascotas pueden percibir, pero nosotros no, dado que  sus frecuencias son superiores a las del margen audible humano, por encima de los 20.000 Hz.  Estas frecuencias, ultrasonidos, tienen muchas aplicaciones en la industria así como en medicina (ecografías, por ejemplo) y en fisioterapia, para mejorar las lesiones de ligamentos, tendones, etc.

 

Existen otras aplicaciones para la salud, novedosas y poco conocidas. Una de ellas es la que se conoce como High Intensity Focused Ultrasound (HIFU) aplicándose en nuestro país desde hace unos 15 años, siendo pionero el Hospital de la Mutua de Terrassa (Barcelona). Esta tecnología, procedente de China, se utiliza para la disolución de tumores benignos (miomas) y malignos (cáncer). El poder calorífico de los ultrasonidos “quema” el tumor (cuando está bien localizado) y apenas existen efectos secundarios, al margen del aumento de temperatura que se produce en los tejidos corporales.

En aquellos casos en que sea posible, por la localización del tumor, es una buena alternativa a los tratamientos convencionales (radioterapia y quimioterapia). En la actualidad se intentan mejorar los complejos modelos matemáticos en que se basa, a través de nuevos diseños, como los del matemático Sivaloganathan, investigador del Centro de Medicina Matemática del Fields Institute (Toronto, Ontario).

Ultrasonidos medicina del futuro_JA (1)

Otras aplicaciones de estas frecuencias son las posibilidades de neuromodulación, interviniendo en la actividad de determinadas poblaciones de neuronas para aliviar el dolor, temblores o restaurar el movimiento. Un equipo dirigido por el Dr. Bin He, profesor de Ingeniería biomédica en la Universidad Carnegie Mellon (Pittsburg Pensilvania), ha demostrado sus  posibilidades a través del escáner de ultrasonido enfocado transcraneal (tFUS). Los estudios muestran que los ultrasonidos pueden propagarse a través del cráneo activando selectivamente subpoblaciones de neuronas específicas, en base a los objetivos deseados.

Según cita el Dr. Bin He, “…nuestra investigación aborda una necesidad insatisfecha de desarrollar terapias no tóxicas, no adictivas y no farmacológicas para uso humano. Esperamos desarrollar aún más el enfoque tFUS con otras frecuencias de ultrasonido y sus efectos sobre la actividad neuronal para que esta tecnología tenga la oportunidad óptima de beneficiar la salud del cerebro".  

Para muchas personas que sufren de dolor, depresión y adicción, el Dr. Bin He cree que la neuromodulación tFUS no invasiva puede ser una buena alternativa en su tratamiento.  Así lo indica en el artículo publicado en Nature Communications (4 mayo 2021), en el que describe sus resultados con roedores que demuestran la alternativa de neuromodulación no invasiva.

Otra interesante propiedad de los ultrasonidos, es que permite “abrir” la barrera hematoencefálica y permitir así que determinados medicamentos, en forma de microburbujas, lleguen al cerebro. Es una técnica prometedora que ha demostrado ser segura en pacientes con diversas enfermedades cerebrales, como Alzheimer, Parkinson, y esclerosis lateral amiotrófica (ELA).

Y, como último ejemplo, aunque hay muchos más, mediante la estimulación de  ultrasonidos focalizados de baja intensidad en el tálamo, se han conseguido "reactivar" partes del cerebro de personas en estado de coma, despertando ciertas funciones en pacientes que habían estado previamente en un "estado de mínima conciencia”.

Estos ejemplos, son algunos de los que se citarán y expondrán en el nuevo programa Máster en Neuromúsica (online) ofrecido por NUS y acreditado por la Universidad Católica de Murcia (UCAM), que se inicia el próximo mes de Enero 2022 y que está en periodo de inscripciones.

Todos deseamos que se avance en la investigación médica, más aún a través de tecnologías lo menos agresivas posible y con menores efectos secundarios. Ya somos conscientes de que la ciencia difícilmente podrá vencer el deterioro cerebral que comporta la vejez, el santo Grial que algunos supermillonarios están buscando, pero lo que todos anhelamos es que esta etapa de la vida tenga la mayor calidad y dignidad posible.

(*) PhD. Divulgador científico. Codirector del Máster en Neuromúsica