');
Buscar
miércoles, 24 de abril de 2024 15:56h.

"Aquí un Admirador, un Amigo, un Esclavo, un Siervo"

Es que viene todo tan deteriorado, que el quejarse es algo perogrullo, porque de fábrica ya viene mal y totalmente confuso en su interpretación. Cuando Sánchez llega al poder en el 2018, llegó con la misma estampa de ahora, sin ganar las Elecciones, o sea sin disparar un "chícharo", dio un auténtico braguetazo como se dice en castizo.

Debería de haberse aprendido lo que siempre se ha hecho cuando se "reelige Presidente", y es que como tradición tanto como vecinos, como amigos, y como un protocolo ya tradicional, se hace la primera visita del nuevo Gobierno (como siempre ha sido) al Rey Alauita de Marruecos (en este momento) Mohamed VI.

Pero este viaje oficial del reelegido presidente español que se esperaba en Rabat, Sánchez lo escamoteo y prefirió hacerlo a París y sacarse unas fotos en el Elíseo con Macron, despreciando así su viaje a Rabat y a su Monarca.

Hasta ahora solo hemos tenido algunas rabietas descontroladas (algunas duras) por parte del "moro", como venganza hacia España al recibir al líder saharaui Brahim Gali aunque viniera por temas graves de salud.

El líder del Polisario Gali es acérrimo enemigo del marroquí, y como muestra de buena amistad el alauita que aparte de cogerse un gran mosqueo, mando a un grupo de jóvenes para que entraran y ocuparan la playa del Tarajal de Ceuta. Estupideces no pensadas, pero hechas como esta, hacen mucho daño, y parece que se hacen a porrillo. Sánchez siempre parece que está a las órdenes de ese sátrapa marroquí. Aunque estamos todavía esperando a que nos sorprenda que este Gobierno haga una verdadera política nuestra de Exteriores, ya que parece que hemos aceptado y apoyamos a que el Sahara sea marroquí.

Todo esto sin duda ha tenido un precio (el cual nadie sabe), pero si ha tenido que valer para que Sánchez se paseara con sus Ministros por Marruecos haciéndole la alfombra al Rey moro. Pues viendo esta servidumbre podemos pensar que Sánchez ha encontrado su pasado en Marrakech. Pero nada vino solo, se dejaron de abrir las aduanas de Ceuta y Melilla, así de esta forma se incumplen las plazas dadas, las pateras han sido el desfile marítimo este verano, que en masa se llegaba hasta Canarias, y encima tener que soportar y tragar a que algunas autoridades marroquíes vayan "ladrando" que Ceuta y Melilla son ciudades ocupadas por los españoles, aunque estén como "prisiones libres".

Pero todo esto debe de tener un final, porque cada vez que nos referimos o nos atrevemos a hablar con alguien responsable que nos pueda dar información sobre este "affaire" de Marruecos, bajan el telón rápidamente y nos dicen que no tiene relación el Gobierno con nosotros, entra ese gran "mutis", no se sabe nada, no conozco, no sé, no es mi competencia. Una jauría de irresponsables cobra nóminas es lo que tenemos. Las relaciones entre Sánchez y Mohamed, huelen a imprenta, no tenemos suerte en los Ministros que nos representan como Albares Bueno, que va de iluminado pidiendo y repitiendo esa frase que Jose Luis López Vásquez hizo famosa "Aquí un Admirador, un Amigo, un Esclavo, un Siervo".

Estos son los éxitos diplomáticos con Marruecos, esperemos que el futuro sea diferente.

Feliz y Próspero Año Nuevo

Salvador Barnés