Buscar
miércoles, 01 de febrero de 2023 16:17h.

Crio cuervos

El espectáculo asombroso y dantesco que le han querido montar (y siguen en eso) al "Capi de tutti los Presidentes" Pedro Sánchez, ha sido como todo lo que esos mal llamados socios de ese gobierno Frankenstein ha hecho y desarrollado, poco y mal. Los puñales, facas, truenos y relámpagos es lo que ha suscitado la Vicepresidenta 2ª del Gobierno, la podemita Yolanda Díaz y la Ministra de Derechos Sociales también podemita Ione Belarra, dos súper clases evolutivas de lo que para Podemos debe ser la sociedad española, lejos de socialistas de medio pelo y de gente que no esté en la onda del "llorado Coletas".

No se lo ha pensado dos veces Díaz para dejar en un espantoso ridículo al Presidente al echar un pulso con todos los "ovarios del mundo". ¿Quién manda y gobierna España?, a este paso cualquiera que siga la saga del "garfio" (Yolanda) ve que la que manda es su señoría, porque no se esconde en decir que va a derogar, (sin consultar) la reforma laboral, esto lo quiere imponer esta comunista de última hornada pese a quien pese. La otra comunista Belarra engallada y más chula que un ocho le salta a la cara diciéndole a la Presidenta del Congreso Marixell Batet que está prevaricando y le meterá una querella. ¡¡Sí señor hay que tener un País Judicializado para estos Sénecas!!.

Después de ese tándem que a toda opinión política ha sido bueno entre Sánchez y Calviño, llegan estas dos arribistas podemitas y comunistas vociferando diferencias sociales y políticas ante el Presidente, deberían de estar calladas estas dos como muertos después de lo que puede resultar un éxito laboral, estas lo quieren derogar si o si, entonces habrá que esperar que haya en el seno de esa sociedad del Gobierno bufa, una guerra total, alguien tiene que pagar estas salidas de tiesto y pedir lo que nadie hace, que por eso lo piden " la dimisión".

La tormenta no parece que le afecte a Sánchez, que como Hércules se ata a la columna de la entrada a la Moncloa, y por muchas voces y cantos de loros, papagayos y cacatúas que le distorsionen el oído, el cómo buen "Tahúr" le resbala la pretendida jugada y remata con la jugada que es la que dio en su momento a los medios con su "reforma laboral sin más pretextos con medias tintas políticas y arribistas sin futuro.