Buscar
lunes, 03 de octubre de 2022 00:00h.

La cuesta política de septiembre

Parecía lejos, pero ya estamos en septiembre, mes que es el que más proyectamos del calendario. Es el mes en donde uno en su tiempo de vacaciones ha dado a conocidos o amigos cumplir algún acuerdo, cuando se ha dicho que piensa hacer y en conservar esa amistad que se ha hecho este verano, un mes que juramos que nos pondremos a dieta continuada para estar en forma en el próximo año, y el querer cumplir esas promesas que se hacen y que acaban por incumplirse. El mes de la "gota fría". Y que en política es donde más chaparrones se esperan en el Congreso a partir de su apertura, ya que se vaticina que entrará algo caliente por los enfrentamientos que seguro que habrá en los escaños parlamentarios.

Septiembre (nos guste o no), es un mes del "quiero y no puedo", del que al final de mes vemos que se nos ha caído la mayoría de las cosas que habíamos programado, en donde se suman las mentiras y fantasías, se te acumulan los sueños de todo aquello que pensamos y que sin querer llevamos a cuestas.

Suenan trompetas de triunfalismo por los agoreros (que alguna vez aciertan), y repiten como un mantra que el poder "sanchista" está tocando a su fin, pero con Pedro Sánchez, nunca se sabe, pensamos con ese dicho popular que dice "que hasta el rabo todo es toro". El Presidente salió varias veces de entre los cadáveres políticos, luego espero unos días y resucito, así que menos chanzas y para defenestrar ya al que manda, habrá que esperar a diciembre del 2023, y en ese momento las urnas hablarán por todos y veremos el cariz que toma España, y quien tendrá las riendas de este País tan bullicioso y complicado de gobernar como este.

Van a ser quince meses que para este Gobierno serán de pura lid campal, para dar ilusión a la política electoral, haya que prometer fantasías, mentiras, tratar de convencer al ciudadano de quien es el mejor, de prometer buenos vaticinios de trabajo y mejorar la economía a quien les vote, de hacer críticas despreciables contra otros candidatos y especular de que lo harán pésimamente mal.

Sánchez se enfrenta a 3 elecciones en estos quince meses, las Autonómicas. Las Municipales en mayo del 2023 y las Generales en diciembre. Ahora es cuando el Presidente saldrá en plan arrasar con el mantra de "Voy a por todas", su idea es salir a la calle y tratar de hacer "más amigos", tratar de llenar recintos, está todo el Gobierno en esta labor que tiene que ser sin desmayo, donde Sánchez quiere cambiar el voto de los indecisos y tratar de llevarlos al redil. Las expectativas políticas en estos momentos para Sánchez están mal, lo está reconociendo hasta el PSOE.

Acepta Sánchez ya toda clase de entrevistas y careos con la oposición (a los que le están acechando el poder). Pero el Gobierno está convencido de que el ciudadano le dará de nuevo una opción de volver a gobernar, después de los careos que tenga con la oposición y por mucho que esté la derecha vendiendo el humo que para la izquierda siempre vende, Esperar, es lo único que nos queda.