');
Buscar
jueves, 25 de abril de 2024 15:46h.

El interrogante voto

El movimiento del "sanchismo" está entrando en las horas de mucha proyección, aunque los efectivos están algo confusos sobre las medidas voluntarias, ya que no todas ellas han sido de "Óscar" más bien ha sido de eficacia para enzarzarse en discusiones. La parroquia está esperando con mucha vehemencia que sean efectivas las ayudas al Transporte como tantos núcleos poblacionales lo piden. Aquí en Canarias, si no lo torpedean antes de salir o por el camino. Será esta subvención sobre un 50 % esta ayuda. Hay algunos subsidios más en el candelero que están a punto de vencer y se piden para todos ellos las ayudas correspondientes, abogando todos a que estos se hagan y pasen a perpetuidad.

Llevamos algunas sesiones parlamentarias tanto en el Legislativo como en el Ejecutivo, se nota que no está teniendo una brillante política. Los estudiosos del Parlamento dicen que posiblemente esta legislatura en la que estamos sea una de las que más literatura legislativa se ha hecho y se ha empleado.

Pero a todo esto resulta que las votaciones hacen que el ambiente sea emocionante, y se esté al acecho de lo que pueda pasar. Todo esto es por la posibilidad que pueda tener el Gobierno en perder las votaciones (hasta ahora no le paso), pero estuvo a punto de pasar, pero entró en el Hemiciclo, la desidia, la ineficacia y la ineptitud de un congresista inútil del Partido Popular que fue el que evitó ese escándalo que hubiera tenido en ese momento si el Gobierno hubiera perdido la votación de la Reforma Laboral, decreto estrella de esta legislatura, ya que estuvo como vulgarmente se dice "tocando poste" a que no saliera esa Reforma Laboral.

Los tiempos y trámites son demasiado largos y sus papeles duermen el sueño de los justos en muchas ocasiones. Así que se apuesta y se juega por los decretos urgentes, los que apenas aguantan un tiempo. Por eso en los pactos, aparte del toma y daca del momento, está esa emoción de lo que saldrá votado y lleve todo esto a lo que en sí es, y es a que las normas sean efectivas y bien pensadas para conseguir el éxito esperado y así no tener ningún sobresalto político.