');
Buscar
martes, 23 de abril de 2024 00:00h.

¡La Navidad un logro humano pero con una continuación muy corta!

Estamos sin duda en los días más extraños del año, la metamorfosis que se da en cada uno de nosotros en estas fechas han sido y son objeto de estudio. El comportamiento es diferente, todos nos sentimos atados por ese hilo invisible que da el sentirse bien con los demás. Navidad es eso, un cúmulo de un ensayo que hacemos para demostrarnos a nosotros mismos que si sabemos ser de otra manera, apartamos el egoísmo, las rencillas personales, el sentirse superior a los demás buscando ese abrazo fraternal con todos porque estas Fiestas son para buscar la unión y el remanso de la felicidad que sin duda da la Paz.

En verdad es que cada persona en estos días busca lo que parece que ha estado vetado en el resto del año, días en lo espiritual y social y que están a flor de cada persona, comida, bienestar, la familia, regalos y tener y expresar esa cordialidad y simpatía hacia todo lo que se hace en Navidad, a los que conocemos que dicen o no dicen Felices Pascuas.

Estamos en un momento que seguro que a nadie de los que vivimos la entrada del Siglo XXI hubiera esperado que este siglo entraba con ese mal fario que en menos de 25 años se ha dado a conocer lo que está dando de sí y ha puesto al Planeta al borde de un cataclismo (todavía estamos). A eso que proyectan estas destrucciones, a ese terrorismo fanático, a esos que se sienten superiores a los demás, a todos habría que decirles que esta Fiesta de Navidad que se celebra en la mayoría del Mundo, pasa a ser con estos poderosos mandamases y vociferos de las políticas todas nulas y deprimentes, un error del ser humano.

Que esta fiesta está hecha para buscar y proyectar la unión, la paz, el respeto y amor hacia el ser humano, y muchos de estos la convierten en una Fiesta hipócrita, te doy un beso y te ataco por detrás, una semana vas de humano bueno y luego continúas igual que eras, hasta las próximas Navidades

Algo nos queda, algo tenemos, y no hay que perderlo por mucho capitalismo exacerbado que lapida en estos días tanto dinero, ante tanta gente con demasiados problemas que en el transcurso del año lo ve todo sin color, siempre queda la esperanza y el buen hacer de muchos que siguen proclamando sencillamente estas Fiestas.

A todos, amigos, lectores Feliz Navidad

Salvador Barnés