Buscar
lunes, 03 de octubre de 2022 00:00h.

El Senado y sus aburridas sesiones

Más ruido que nueces, con una imitación a la "banda del empastre". Es lo que nos pusieron en la pantalla política del Senado ante la "boquiabierta" España, que hizo grandes esfuerzos para entender de qué iba este debate cara a cara, cuando a Feijóo apenas le dieron 15 minutos para hablar y al "César Sánchez" le dieron todo el tiempo del mundo de este bisoño careo siendo más un monólogo de Sánchez.

Sin ofender a nadie en mi cometido, solo reitero que he visto subastas más alegres que esta reunión "duerme ovejas", por lo soporífero que ha sido, en donde se repetían más que la cebolla. Todos los actos y poses que vimos eran robóticas de los palmeros que aplauden por inercia de lo que diga el líder. Muchos "vendemantas" españoles se dedican a decir y pregonar al extranjero y a nuestros queridos socios de la UE de que tenemos una política parlamentaria encorsetada y rígida, demasiado seria, cuando vemos todo muy lejos de la realidad que debería de ser.

Estamos equivocados demasiadas veces al hablar de nuestro Parlamento, en donde se dice y se oye  (o se debería de oír) la voz del pueblo, ¿ Qué pueblo?. El elenco de parlamentarios que tenemos, pierden su compostura muy rápido, y las consecuencias es la mala imagen tanto política como educativa que dan, se insultan sin el menor recato, se sacan trapitos sucios sin desmayo, como en este caso como vimos en el Senado, una pelea verbal barriobajera, entre el Inquilino de la Moncloa, que para muchos es "Okupa" y el aspirante como en las películas de Rocky, a ver quien noquea a quien, y de la forma más original y despreciable.

Los que ganaron  (desde que los puso Sánchez que están ganando) son sus socios "pachangueros" que tiene este Gobierno, ya que el único cometido que tienen es poner de rodillas a los demás compañeros Ministros y a negarle toda confianza al que los puso les dio de comer y les encumbro, el Presidente Sánchez. El Presidente sin lugar a dudas, el fallo más grande, sonoro y vomitivo, el máximo error que sigue teniendo para los españoles ha sido y es que se apoye para poder gobernar con comunistas, antisistema, golpistas, independentistas, enemigos de la Constitución y los apestados herederos y abanderados de los asesinos de ETA.