');
Buscar
lunes, 26 de febrero de 2024 00:56h.

Los "sepultureros de Felipe"

Se cumplen estos días 41 años (casi nada) de esa nueva ventana política que se le abrió a los españoles, después de esa media luz que dejó Suárez en el panorama político al no saber el español en qué acera quedarse. Fue Felipe como el caballo de Espartero que entró en la Moncloa arrollando a un sinfín de elementos que pensaban, querían, necesitaban y muchos deseaban que volviera lo que en tan poco tiempo hacía que tenía este País, la gobernabilidad de antaño que tenía España.

Pero en ese 28 de octubre, se marcó una nueva época, se abrió con todas las consecuencias todas las cristaleras que un arriesgado abogado andaluz, optó por cambiar desde su Partido, el PSOE, todo el sentido de políticos rampantes y confusos que estaban tratando de ocupar ese amplio pasillo político

Hoy y desde entonces hemos cambiado todos mucho, el País más, hasta el ir a votar era algo que se hacía con la máxima ilusión, un 79% fueron a votar ese 28/10/82, hoy un dato como ese ni se piensa que pudiera ocurrir. Pero desde entonces hasta hoy solo se ha hecho que enterrar todo el pasado, el bueno y el malo, todavía queda algún cretino que le pone pegas a la Transición, que aunque con mucho recelo, entró de lleno la democracia, aunque si es verdad que a cambio de tener que sacrificar parte de la industria naval, siderometalúrgica, la agricultura con algunas áreas más industriales, todo esto para poder estar en la línea de la Unión Europea por entrar en esa unión, fue todo bastante difícil, pero se consiguió, el País lo entendió y el Gobierno lo apoyo.

Desde entonces no se ha tenido lo que pudiéramos decir mucha suerte a esa democracia que trajo la Transición, y la que desarrolló Felipe González y su Gobierno socialista, podríamos decir que ha ido de mal a peor, sus descendientes políticos del socialismo Zapatero (un paquete) y Sánchez, todavía sin calificar, pues aún se esperan de él más rarezas de las que ha gestado y apoyado. El mausoleo del socialismo está ya casi construido y así lo están programando los nuevos socialistas salidos de los pechos de Zapatero y Sánchez, que son los verdaderos artífices que Felipe González, este semienterrado para las nuevas generaciones socialistas.

Zapatero y Sánchez, los últimos Presidentes del puño y de la Rosa, han dejado un hueco en su ideal político (una aberración) al dar entrada a Partidos independentistas, que están a años luz de lo que promulga los ideales del PSOE. Siempre hemos oído decir y cuando hemos podido lo hemos puesto en práctica, que "La verdad os hará libres".

Pero hoy en este País esto se ha trastocado como chatarra verbal, porque en sí parece que lo que hay que aceptar es que con "El diálogo de esa escoria política independentista de vascos y catalanes, nunca esa verdad que proclaman no nos harán ni libres ni buenos".