');
Buscar
sábado, 13 de abril de 2024 01:56h.

Sesiones del Congreso, ¡¡degradantes!!

Tenemos que asumirlo, es duro aceptarlo y perogrullo el que estemos día tras día encima de esta política ramplona que se nos da y que con sumisión se acepta en España. Es todo en su compendio, sus líderes políticos, gobernantes, sus cortes "palmetarias", vemos como se mancillan y se pisotean unos a otros, grupos que posiblemente tengan más razones que los otros, pero siguen estando marcados por la corrupción, porque en su momento también abusaron de este Estado democrático.

No han tenido ningún decoro en la vida pública que han estado ejerciendo la política y qué siguen haciendo actualmente en estas últimas legislaturas, demasiadas actuaciones que se han hecho en este periodo han sido dignas de estar en un Juzgado de Guardia, porque demasiados casos han sido violentos, degradantes, han sido una verdadera vergüenza sus comportamientos en los que han querido demostrar la limpieza de sus políticas. Todo como estamos viendo es una gigantesca mentira y burla la que se está haciendo al pueblo español que dócilmente acepta de lleno lo que les dicen, para después ver el ciudadano, esa fauna de corruptos y ladrones que son, gente que vive sin ley en esta democracia.

Nadie, como se ve, guarda en el Hemiciclo del Congreso la compostura que debe de tener un diputado, que igual es que sus señorías se les ha olvidado que son ellos los representantes de la ciudadanía. De esta forma tan burda se escuchan las "lindezas" que se dedican entre ellos como macarra, ladrón, se hacen burla con gestos y risas, se dan gritos desaforados muy al estilo de una "pescadera", y este caso la Ministra de Hacienda se lleva el Nobel a la peor educada y vulgar que jamás ocupó el banco azul del Gobierno en el Congreso.

Ahora que entramos cara al verano veremos las mejores funciones de guiñol y marionetas a cargo de sus estiradas señorías, de los socialistas que quedan, porque vemos cómo les están comiendo el terreno y hasta su doctrina, grupos comunistas, independentistas, republicanos, proetarras, prófugos, delincuentes y comisionistas, entre otras faunas que ha albergado este Gobierno "progresista".

Estamos poniendo a este País en manos de elementos perniciosos, amorales sin escrúpulos, mentirosos, chulos, macarras, comisionistas, que son lo que mueven y tiran de los hilos de nuestra difícil convivencia, que la están llevando en muchas Autonomías al límite, porque gestionan aberraciones políticas que pretenden llevarlas a cabo como la Amnistía, que en sí no debe de ver la luz, y menos porque pretenden sacarla para hacer borrón y cuenta nueva en delitos aceptados y juzgados, y que lo peor del caso es que en sí lo que se quiere es que el delito sea borrado, que no haya existido nunca, a todas estas barbaridades camina la Amnistía. ¡Seguro que alguien sacará tajada de todo esto!